«La segunda vivienda deja turismo todo el año», defiende el sector en Llanes

Clientes en las terrazas de la zona del puerto de Llanes, en la jornada de ayer. / NEL ACEBAL
Clientes en las terrazas de la zona del puerto de Llanes, en la jornada de ayer. / NEL ACEBAL

Los restauradores desconfían del modelo turístico del PGO y piden «más desarrollo» urbanístico, mientras que comerciantes respaldan la búsqueda de «calidad»

GLORIA POMARADA LLANES.

La reconversión de Llanes hacia el nuevo modelo turístico planteado en el documento de prioridades del Plan General de Ordenación (PGO) genera posiciones encontradas en el principal sector de la economía local. En la hostelería y el comercio, focos de actividad vinculados directamente al turismo, se encuentran un 49% de los empleos del municipio, recoge el propio texto urbanístico. Es por ello que entidades del sector como la Asociación Llanisca de Restaurantes (Allares) observan con preocupación algunas de las propuestas del futuro ordenamiento urbanístico, como la estrategia de «consolidación» frente a crecimiento. «Hace falta desarrollo y eso no quiere decir que se estropeen los pueblos», sostiene el presidente de los restauradores, Javier Garaña.

En un concejo en el que la segunda residencia supone un 38% del total del parque de viviendas, el subsector recuerda la importancia de ese tipo de visitantes. «A los restaurantes nos aporta un gran cliente, hay mucha gente de País Vasco, Madrid, Castilla y León o el centro de Asturias con casa en Llanes. Ese es el cliente que desestacionaliza, más que el de turismo de hotel», defiende Garaña. Desde la Asociación de Comerciantes de Llanes (Llanescor), su presidente Raúl Herrero coincide en la importancia de los clientes de segunda residencia: «Favorece los fines de semana y los puentes».

Lejos de limitaciones a más vivienda de este tipo, desde Allares apuestan por la nueva construcción con un «desarrollo controlado». «Hay mucha gente que quiere hacer casas en Llanes y no puede por el vacío del plan», dice. Propone, además, «no generalizar y ver núcleo por núcleo» las necesidades de ordenación urbana, pues «hay pueblos en los que no hay casas vacías».

Por el momento, el documento de prioridades del PGO ha evaluado la situación de una treintena de los núcleos rurales existentes en Llanes, sin centrarse aún en las zonas urbanas de Llanes, Posada y Nueva y sus asociados, como tampoco Celorio, Poo y Barro. Para la capital llanisca piden los restauradores una «urgente» actuación en La Talá. Esta finca de 28 hectáreas donde estaba prevista la construcción de 500 viviendas y cuyo plan parcial fue tumbado por la justicia aparece en la cartografía de «situación de partida» del documento de prioridades como «suelo no urbanizable de interés» y «suelo no urbanizable de especial protección» en el sector más próximo a la costa. En sus informes, arquitecta municipal y secretario apuntan a la necesidad de aclarar su situación.

«Ya hay dos casas construidas y no entendemos que no se pueda desarrollar, sería importantísimo respetando la costa», dice Garaña, que aplaude otros puntos del borrador del futuro PGO, como son «la idea de conservar la identidad de los núcleos rurales» o el abandono de la ciudad lineal de ordenamientos anteriores.

Durante el proceso de participación, explica el presidente de Allares, hicieron constar sus opiniones al equipo redactor, especialmente en lo relativo a la segunda vivienda. Por su parte, desde Llanescor dicen no haber formado parte de esa participación.

«Captar multimillonarios»

En el plano de la estrategia turística, la principal duda del sector procede de la fórmula propuesta en el documento de prioridades de generar «más valor» con «menos demanda». «Que me lo expliquen», insta Garaña, pues desconfía de su éxito «a no ser que se quiera captar a multimillonarios». Por su parte, la tercera de las entidades turísticas de Llanes, Fomtur, se muestra a la espera de concluir el análisis del texto para valorar el modelo. Quien sí defiende «más calidad y no cantidad» es el presidente de los comerciantes. Ese cliente de «calidad», indica, se debe «recuperar partiendo ahora de que las circunstancias económicas y sociales son otras». También manifiesta sus dudas acerca de si «Llanes está preparada para recibir a tanta gente» y cita como ejemplo el problema del aparcamiento. Por todo ello, la defensa de los comerciantes va encaminada a fijar población. «Se tendría que fomentar que la gente se quede en Llanes», dice. «Si no hay trabajo no se fija población», valora Garaña, que sostiene que el desarrollo económico parte también de la construcción.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos