«Siempre llevo un poco de Cabrales a mis escaladas, es un buen nutriente»

Isidoro Rodríguez Cubillas posa con el Urriellu de fondo.
Isidoro Rodríguez Cubillas posa con el Urriellu de fondo. / ANA ISABEL M. DE PAZ

Isidoro Rodríguez Cubillas Montañero y pregonero del Certamen del Cabrales | «Este queso lo como de todas las maneras, aunque con pan y sidra es la mejor manera», indica el escalador leonés

LAURA CASTRO CARREÑA.

Isidoro Rodríguez Cubillas es un montañero leonés cuya pasión por los Picos de Europa le ha llevado a vivir al valle de Valdeón (León) para poder hacer sus escapadas siempre que quiera. Se le ha encomendado un nuevo reto, pero esta vez no se trata de escalar, sino de pregonar. Sus palabras abrirán, hoy al mediodía, el acto principal del XLVII Certamen del Queso Cabrales en Arenas y confiesa sentirse «inquieto» ante tal misión. Por eso, optará por poner de relieve los emblemas del concejo. Por un lado, el Picu Urriellu, una montaña que conoce casi como la palma de su mano. Por otro, el queso Cabrales, que prefiere degustar con pan y acompañado de sidra o vino.

-Su relación con los Picos de Europa es, cuanto menos, estrecha.

-Además de ser un enamorado de siempre de los Picos vivo en ellos. Desde hace cuarenta años tengo una casa en el valle de Valdeón que me permite disfrutar de una vinculación grande con estas montañas. Es un lazo emocional fuerte y me hace feliz vivir aquí y aprovechar para hacer salidas al Parque Nacional siempre que quiera.

- ¿De dónde viene su pasión por la montaña?

-Conocí los Picos de Europa hace casi medio siglo y desde entonces no dejé de salir a la montaña. No era una actividad profesional, pero sí que ha sido algo más que una afición. Siempre he estado haciendo expediciones y recorriendo montañas aquí y en el extranjero. He subido a los Alpes, los Andes, el Himalaya... Los Picos son especiales para mí y es el sitio que más me gusta para hacer montañismo.

-Como pregonero del Certamen del Cabrales está casi obligado a ser un amante del queso.

-Me encanta el Cabrales. Sí que es verdad que no podría decir otra cosa (ríe), pero es un lujo tener un producto así. Tiene un sabor muy característico y es exquisito. .

-¿Alguna receta especial, o prefiere comerlo al estilo tradicional, acompañándolo con pan?

-Lo como de todas las maneras. Con un poco de pan, de vino o de sidra es la mejor manera.

-¿Es un buen nutriente para la montaña?

-Sí. De hecho, suelo llevarlo habitualmente, aunque con algún problema que otro porque ya en varios refugios ha habido alguna palabra más alta que otra por el olor al no tenerlo bien cerrado (ríe).

-Es la primera vez que va a hacer de pregonero, ¿cómo se ve en este nuevo papel?

-He hecho muchos audiovisuales comentados de montaña y he dado charlas y conferencias, pero esto es algo nuevo y me produce mucha inquietud. Espero salir con buenas sensaciones, porque es un reto.

-Por lo menos conoce bien el concejo...

-Sí, porque voy muy a menudo. De hecho, fui hace dos semanas, aprovechando que me acerqué al Naranjo de Bulnes. He ido en varias ocasiones para dar charlas y también para hacer rutas.

Excelencia

-¿Qué ideas tiene pensado transmitir en su pregón?

-Quería hablar de las excelencias de Cabrales y dar unas breves pinceladas sobre el Parque Nacional de los Picos de Europa y sobre el emblema del Picu Urriellu que es una montaña que conozco muy bien. Por supuesto, hablaré del queso Cabrales que es el gran protagonista esta semana.

-¿Qué simboliza el Urriellu?

-Junto al queso, es uno de los principales emblemas de Arenas. Es el pico por antonomasia que hay en España. En él comenzó la escalada como deporte y con el transcurso de los años, más de un siglo desde la primera ascensión, siempre que ha habido avances en esta actividad han tenido un reflejo fiel en las paredes del Urriellu.

Fotos

Vídeos