El Sueve contará con un ordenamiento pionero de pastos y quema controlada

Vistas de la zona parraguesa del Sueve, desde la localidad de La Salgar. / NEL ACEBAL
Vistas de la zona parraguesa del Sueve, desde la localidad de La Salgar. / NEL ACEBAL

Montes sustituye la planificación anual vigente hasta la fecha por una gestión que fija las actuaciones para los próximos quince años

GLORIA POMARADA INFIESTO.

Las 3.816 hectáreas de extensión de la sierra del Sueve están próximas a ordenarse de forma integral a largo plazo y, por primera vez en Asturias, de forma conjunta para distintos concejos. El espacio protegido, distribuido entre Piloña, Parres y Colunga, contará este 2018 con un ordenamiento silvopastoral elaborado por la dirección general de Montes e Infraestructuras Agrarias en el que se definen cada una de las intervenciones proyectadas en la sierra para los próximos quince años. La regulación a largo plazo sustituye así a los planes anuales hasta ahora vigentes en el Sueve. «Se sabe lo que se va a hacer en ese monte durante los próximos años», explican desde la Consejería de Desarrollo Rural.

Una de las novedades del plan de ordenamiento aplicado al Sueve es que aúna en un mismo documento dos variables: los usos pascícolas y los aspectos relativos al arbolado. La necesidad de aplicar un orden a la sierra, catalogada en la Red Natura 2000 como Zona de Especial Conservación, alude en el estudio de impacto ambiental a «la pérdida de superficie pastable que se está produciendo en el Sueve debido a la progresiva y acelerada matorralización de las majadas» que «está llevando a la aparición de fuegos incontrolados de considerable magnitud».

La lucha contra los incendios es precisamente uno de los ejes que vertebra el ordenamiento. Las quemas controladas se ejecutarán cada dos años sobre una superficie de 50 hectáreas de zonas de matorral. Este tipo de intervención, que comenzará en Piloña, será alternada en cada trienio con desbroces. Hasta 2019, los montes pertenecientes a Colunga se desbrozarán de forma mecánica y los de Parres, tanto por medios mecanizados como manuales. A partir de 2020, las quemas llegarán a la superficie de sierra perteneciente a Parres y en 2023, a Colunga. El plan de ordenación silvopastoral define también la forma de efectuar las quemas: serán «mato a mato» en lugar de «a manta».

Respecto a los desbroces, los medios mecánicos permitidos son los tractores de ruedas o cadenas y, de forma manual, se admiten las retroarañas. Actuaciones todas ellas, insiste el documento, que se ejecutarán «de la forma más discontinua posible» con el fin de «minimizar el impacto paisajístico». Además, se respetarán las zonas donde exista regeneración natural de arbolado y especies protegidas. Concretamente, en el Sueve la Red Natura 2000 contempla siete especies protegidas, entre ellas el acebo y el texu. De este último árbol se encuentran en la sierra cerca de 8.000 ejemplares, en el que es considerado el mayor texedal de Europa. Además, dada la importancia del patrimonio cultural de la zona, el plan estipula la obligación de realizar inspecciones arqueológicas tras los desbroces.

La segunda de las líneas de intervención previstas es la relativa a las infraestructuras ganaderas. El documento, que «pretende resumir las actuaciones demandadas por las comunidades vecinales para la mejora de la actividad ganadera», plantea la intervención en una decena de caminos y pistas de los tres concejos y la construcción de mangas ganaderas, pasos canadienses, bebederos y balsas. «Para poder mejorar la gestión y el aprovechamiento pascícola es necesario mejorar muchas infraestructuras», reconocen los redactores del proyecto.

Reparación de pistas

En el caso de la apertura y reparación de pistas, el grueso de las obras se concentran en territorio de Colunga, concretamente en Busventosu, Busfrio, Oviñes, La Espandiella, Somociello, Carrandena y Cabanario. En Parres no se contempla ninguna actuación, mientras que en Piloña se incluye la reparación de las pistas de Sardea y Camín del Valle. Además, en los tres concejos se llevarán a cabo tareas de reparación de firme y badenes en nueve pistas.

Otra de las actuaciones incluidas en el plan pasa por la construcción de seis mangas ganaderas en Colunga y Piloña, así como la reparación de otra más en territorio parragués. Además, nueve bebederos repartidos entre los tres municipios serán objeto de arreglo en la captación del agua y se construirán seis nuevos, así como dos balsas en dominio piloñés y colungués. Una de las intervenciones destacadas en este apartado es la reparación de la balsa de Brañamayor, a la que se unirán dos nuevos espacios aprovechando los hoyos naturales de Madalín y Las Mantegas.

Para evitar que el ganado salga del monte, se habilitarán cuatro pasos canadienses en las zonas piloñesas de La Llama, La Goleta, Sardea y Tardamoñes, así como el cierre de garmas en nueve puntos de este concejo y Colunga. «La sierra del Sueve posee zonas escarpadas donde existe un alto riesgo de que los animales se despeñen», recuerda el documento, que apunta también a la existencia de cierres en «muy mal estado» que serán sustituidos por «vallados nuevos».

«Las principales actuaciones pretenden reorientar la actividad ganadera y evitar el uso indiscriminado del fuego», defiende el plan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos