Suspendido el juicio contra el acusado de un atropello mortal en Posada

La defensa ha solicitado que el forense examine al hombre, quien padece parkinson, y determine su estado físico

L. RAMOS OVIEDO.

El juicio contra el hombre acusado de arrollar a dos peatones y dos vehículos en el verano de 2015 en Posada de Llanes, provocando un fallecido y diez heridos, tendrá que esperar. El titular del Juzgado de lo Penal número 1 de Oviedo, donde ayer debería haberse celebrado la vista oral, decidía suspender la misma después de que la defensa solicitase que el forense examine al acusado, quien padece parkinson, para determinar su estado físico.

Según explicaba ayer la letrada María López-Castro, al hombre, de 82 años, la enfermedad «le ha afectado incluso la boca y la lengua, no puede prácticamente hablar». Por ese motivo, considera que el forense debe aclarar en un informe su capacidad tanto para declarar como para entender la transcendencia del juicio. Una vez esté listo, será el juez quien determine si el proceso continúa o no, pues según señala la defensa, el hombre, un holandés residente desde hace años en el concejo de Llanes, «podría ser inimputable».

En este sentido, la abogada aseveró que su defendido ya padecía parkinson en el momento de los hechos y que fue precisamente una «parálisis de una de las extremidades inferiores» derivada de dicha dolencia la que le hizo dar bandazos y acelerones. «Él tenía su carnet de conducir y todos los permisos en regla. Lo que le sucedió es como si un alérgico estornuda o un hipotenso sufre un desmayo», aseveró. Recalcó, asimismo, que «todas las víctimas fueron ya indemnizadas por la compañía de seguros» e indicó que el acusado está «muy afectado». «Dice que vive en una cárcel mental permanente, no se lo puede sacar de la cabeza», indicó.

Los hechos se remontan al 7 de agosto de 2015, cuando poco antes de las dos de la tarde, y según señala la Fiscalía, el acusado comenzó a circular «sin prestar la mínima atención y a velocidad excesiva» por el camino del Cuartel de la Guardia Civil de Posada, arrollando a una mujer que caminaba por la orilla derecha de la calzada. Acto seguido, y sin detenerse, se adentró en una zona ajardinada, atropellando a un segundo peatón, quien fallecería poco después en el HUCA a consecuencia de las heridas. Finalmente, el hombre estrelló su coche contra otro que estaba detenido en un 'stop', saliendo éste despedido hacia la carretera AS-263 y colisionando a su vez con un tercer vehículo que circulaba por ella, al que también golpeó el automóvil del acusado.

El ministerio fiscal le acusa de un delito contra la seguridad vial con conducción temeraria, otro de homicidio por imprudencia y cuatro más de lesiones por imprudencia y pide para él cuatro años de prisión y seis de retirada del permiso de conducir, así como indemnizar a las víctimas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos