Tarragona, el ejemplo a seguir de «plantaciones serias y cuidadas»

Miles de personas pasaron ayer por el recinto donde se celebró elñ Festival de la Avellana de Piloña./
Miles de personas pasaron ayer por el recinto donde se celebró elñ Festival de la Avellana de Piloña.

ENRIQUE CARBALLEIRA INFIESTO.

El empresario local, José Ramón Ramón Cortina, fue el encargado de pronunciar el pregón. En su alocución realizó un ajustado repaso histórico de la producción avellanera en el concejo. Recordó viejos tiempos en los que el cultivo representaba un peso importante en la economía local. «A principios del siglo XX, Piloña ya exportaba avellanas a extranjero: Londres, Checoslovaquia, Suiza o Brasil, gracias a la inteligencia, capacidad y perseverancia de este gran comerciante piloñés, Don Luis Cardín», señaló.

Para el empresario, «hablar de avellanas es sinónimo de hablar de Piloña, de los laboriosos piloñeses sus recolectores y de los ingeniosos y entusiastas promotores del primer festival».

También hizo hincapié en el esfuerzo realizado por Cardín, que compró «la primera máquina que se compró en Asturias y ya en la buena cosecha del 1929 se recolectaron 100.000 kilos de este preciado fruto».

También dejó un deseo, «que este Festival de la Avellana vaya a más y salga un nuevo promotor y una pequeña industria de un producto tan valioso, nutritivo y rico», y apuntó como medida para fomentar este cultivo «más plantaciones serias y cuidadas igual que en Tarragona» y pidió a las autoridades locales y provinciales que «ayuden a estimular a los agricultores».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos