Tito Bustillo supera ya las 23.500 visitas esta temporada

Un grupo de personas en la parte inicial de la cueva de Tito Bustillo. / E. C.

La gruta riosellana afronta su último mes de apertura al público este año con unos datos de entradas superiores a los de la pasada temporada

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

La gruta prehistórica de Ribadesella, la cueva de Tito Bustillo, afronta su último mes de temporada, la más larga de los últimos años. La caverna paleolítica quedó abierta al público el 1 de marzo pasado y, desde entonces, hasta el 27 de septiembre, ha sido visitada por 23.596 personas. Una ocupación que es ligeramente superior a la anotada durante el mismo período del año pasado, en el que se contabilizaron 22.848 entradas. La cueva tiene restringido el acceso a 150 personas diarias en grupos de 15 por pase.

La caverna aún estará abierta, de miércoles a domingo, hasta el 29 de octubre, ofertando ayudas al transporte para aquellos grupos de escolares que decidan visitarla. De esta forma se pretende aprovechar el décimo mes del año para recibir al mayor número posible de estudiantes, siempre mayores de 7 años. En su interior van a tener ocasión de descubrir un Panel Principal en el que se pueden ver más de un centenar de representaciones pictóricas: 30 cérvidos, 13 caballos, 9 renos, 4 cabras, 4 bisontes, un uro y dos animales indeterminados, además de signos y líneas de difícil interpretación.

Durante el mes de octubre, la visita a la cueva natural, se puede compaginar con un recorrido por la exposición permanente del Centro de Arte Rupestre de Tito Bustillo y su participación en los talleres que se organizan en él. Por ejemplo, el alumnado de educación Infantil va a tener ocasión de convertirse en un «buen cromañón», fabricando su vestimenta prehistórica, pintándose la cara o moviéndose como uno de los antepasados que habitaron la cueva riosellana. Para los alumnos de Secundaria se les ha preparado una recreación de la vida en la Prehistoria a través de un laboratorio arqueológico.

Los grupos escolares también pueden vivir experiencias didácticas prehistóricas que les permitirán viajar a lo largo de los 20.000 años de consumo sostenible. En esta actividad colabora el Centro de Formación para el Consumo de Ribadesella. Un viaje aún mayor, de 228 millones de años, es el que, en una sola jornada (11 de noviembre), comenzará en el Museo del Jurásico de Asturias (Muja) y finalizará en el CAR Tito Bustillo. Este les ayudará a comprender el tiempo geológico y la aparición y desaparición de especies hasta llegar a la presencia del hombre en el planeta.

Además, el Centro de Arte Rupestre pone en marcha la IV edición del concurso escolar 'En busca del cuento perdido', una actividad que comienza en el aula y finaliza en el museo. Los participantes deberán aportar una propuesta de cuento en base a unas premisas previas y los autores de los cuatro relatos seleccionados podrán ver su cuento interpretado en el Centro de Arte Rupestre en el marco de la celebración del Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil.

Para el puente turístico del Pilar se ha propuesto una actividad en la que los más pequeños de la casa van a tener ocasión de pintar bisontes en tres dimensiones. El primer fin de semana del mes de diciembre se celebrarán dos jornadas de puertas abiertas con visitas y talleres gratuitos y durante el puente de La Constitución se propondrán talleres didácticos para elaborar huellas de animales prehistóricos.

Fotos

Vídeos