La torre de Noriega se reparará en septiembre tras no aparecer herederos

Estado actual de la torre de Noriega, situada en la localidad ribadedense de Piñera. / JUAN LLACA
Estado actual de la torre de Noriega, situada en la localidad ribadedense de Piñera. / JUAN LLACA

El Ayuntamiento de Ribadedeva inicia el último de los trámites previos a la ejecución de la obra, que espera culminar antes de fin de año

G. POMARADA COLOMBRES.

El proyecto de reparación de la Torre de Noriega, en Ribadedeva, encara la última fase de trámites burocráticos previos a la ejecución de las obras. El alcalde Jesús Bordás (PSOE) anunciaba ayer que ha procedido a firmar el último de los decretos previstos, en el que se acuerda la ejecución subsidiaria de las obras de conservación. El texto debe publicarse ahora en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y en el Boletín Oficial del Principado (BOPA), momento a partir del cual cabe esperar dos meses a la presentación de posibles recursos.

No obstante, desde el Ayuntamiento confían en que «no haya ningún problema» y los plazos previstos no se vean demorados. Su intención, explica el regidor, es la de comenzar las obras una vez pasado el verano, concretamente en el mes de septiembre. Hasta la fecha, el proceso administrativo conducente a la ejecución de las tareas de conservación de este Bien de Interés Cultural (BIC) por parte del Ayuntamiento ha pasado por distintas etapas, todas ellas sin sobresaltos. En diciembre, el Consistorio ribadedense iniciaba los trámites mediante la publicación en el BOE del expediente de orden de ejecución, que fijaba un plazo de diez días para la presentación de posibles propietarios. Al no ser así, Bordás firmaba el segundo de los decretos previstos, con el que se abría la fase de orden de ejecución. En esta se ordenaba a los hipotéticos dueños del inmueble la ejecución de las obras de conservación. Tampoco al concluir este periodo se han personado los herederos, por lo que el camino sigue su curso.

En un primer momento, el equipo de gobierno estimó otra gestión adicional, el permiso de intervención por parte del juzgado contencioso- administrativo pertinente. Sin embargo, el propio alcalde explicaba ayer que finalmente no será necesario.

El objetivo final del equipo de gobierno, que ya había solicitado la intervención al Principado hace dos años, es hacerse cargo de las tareas de conservación dada la ausencia de propietarios. Para ello, Ribadedeva tiene consignada una partida de 58.324 euros con la que se financiarán las labores de desescombro y se reconstruirán elementos arquitectónicos del conjunto militar, construido entre finales del siglo XIV y comienzos del XV.

El plazo de ejecución de los trabajos es de dos meses, por lo que el Consistorio confía en culminar la rehabilitación antes de que finalice 2018. Con el conjunto militar acondicionado, la idea del alcalde pasa por explorar el atractivo turístico de la torre y aprovechar así su valor histórico y arquitectónico. Un ejemplo sería la celebración de mercados de corte medieval.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos