La travesía de Panes incluirá dos rotondas y semáforos de velocidad

La N-621 a la altura del aparcamiento de camiones, donde se construirá una rotonda y dará comienzo una acera hasta Panes. /  JUAN LLACA
La N-621 a la altura del aparcamiento de camiones, donde se construirá una rotonda y dará comienzo una acera hasta Panes. / JUAN LLACA

La obra de un millón de euros «garantizará la seguridad», dice el Ayuntamiento de Peñamellera Baja, que no renuncia a la variante

GLORIA POMARADA PANES.

Rotondas, controles de velocidad mediante regulación semafórica y modificación de aceras. La primera inversión íntegra que recae en el Oriente en la etapa de Íñigo de la Serna al frente de Fomento irá destinada a «garantizar la seguridad» en la travesía de Panes. Así lo explica el alcalde de Peñamellera Baja, el popular José Manuel Fernández, una vez recibido el proyecto. El documento técnico llegó este lunes al Ayuntamiento y el Gobierno local estudió ayer sobre el terreno las aportaciones a incorporar antes de que la obra salga a licitación.

Entre ellas, el regidor avanza la necesidad de habilitar una rotonda delimitada con pintura en el desvío a la AS-114. A unos metros de este punto fue donde, hace una semana, un vehículo terminó empotrado contra un edificio. «Sería una rotonda pequeña, aunque sea pintada», explica el regidor.

El documento técnico sí incluye otras dos glorietas en ambos extremos de la vía que atraviesa Panes, concretamente a la altura del aparcamiento de camiones y de las naves industriales en la salida hacia Unquera. La reforma de la travesía, presupuestada en 1.076.000 euros, contempla medidas específicas de control, como dos radares de medición con paneles informativos y sus correspondientes semáforos, que modifican su señalización en función de la velocidad de aproximación de los vehículos.

Un tercer eje de la intervención consiste en la reforma de las aceras, tanto la reducción del ancho en ciertos puntos para favorecer la circulación rodada como la construcción de nuevos espacios para peatones. Es el caso del tramo comprendido entre la ermita de San Juan de Ciliergo y la entrada del pueblo, donde se empleará el actual arcén para cimentar el pavimento. El nuevo paseo estará embellecido con elementos vegetales que separen la carretera del espacio peatonal e iluminación.

Las plazas de aparcamiento a lo largo de la travesía también se verán modificadas, pues se suprimirán estacionamientos para ampliar la plataforma de la carretera. No obstante, desde el Ayuntamiento indican que el proyecto prevé también la habilitación de nuevos espacios compensatorios. «Perderemos los menos posibles», señala el regidor.

Las obras en este tramo de 1,5 kilómetros de la N-621 se completarán con el asfaltado de la calzada, la renovación de las señales y la mejora de la accesibilidad mediante eliminación de barreras arquitectónicas en cruces, accesos a garajes y pasos de peatones. Una vez efectuadas las modificaciones por parte del Ayuntamiento, está previsto que los trabajos salgan a licitación, un trámite que, al depender del Estado, «es algo más lento que si fuese de la consejería», recuerda Fernández. El plazo de ejecución de los trabajos una vez efectuada la adjudicación es de 6 meses.

La «actuación integral» en la travesía de Panes complementa así las obras que actualmente Fomento está ejecutando en la N-621, en el tramo del Desfiladero de La Hermida. Inicialmente, la previsión era que los trabajos llegasen a territorio asturiano en las próximas semanas, pero las condiciones meteorológicas retrasarán el avance «en un mes». Será entonces, previsiblemente «antes del verano», cuando las localidades de San Esteban y Cuñaba queden incomunicadas durante una semana debido al desarrollo de las tareas.

La semana pasada, el ministro visitaba el estado de las obras y adelantaba que el Gobierno nacional prevé comenzar una nueva fase -presupuestada en 60 millones de euros- entre finales de 2018 y principios de 2019. «La mitad de la inversión afecta al tramo de Asturias», destaca Fernández.

A pesar de que el actual proyecto de De la Serna para Panes convence en el Consistorio, no olvidan el plan esbozado hace más de una década de construir una variante que evitase el paso de la nacional por el centro de la capital peñamellerana. «Es una solución compleja y quedó en 'stand by' por la inversión que requiere», valora el alcalde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos