«El tren cremallera es la mejor solución para los Lagos», defienden los turistas

Madrid. Juan Carlos Martín y Alejandro Figueras. / L. R.

Los visitantes de Cangas de Onís consideran que este medio alternativo «es más seguro y ayudaría a reducir el impacto sobre el espacio protegido»

LUCÍA RAMOS CANGAS DE ONÍS.

El recuperado proyecto de construir un tren cremallera como acceso a los Lagos de Covadonga lleva días en boca de todos. Si en jornadas pasadas políticos, empresarios, ecologistas e incluso el abad de Covadonga hacían público su parecer al respecto, ayer eran los turistas quienes se manifestaban. Y el pensamiento era prácticamente unánime: «El tren cremallera es la mejor solución para un paraje tan bonito, pero a la vez tan saturado como son los Lagos». Así se expresaba la joven pareja granadina formada por José Antonio Morales y Chari Ruiz, pero la idea que ellos pretendían transmitir la repetían una y otra vez quienes regresaban del paraje protegido o se disponían a visitarlo.

«Todo lo que sea proteger el patrimonio natural siempre es positivo y son las propias administraciones de cada lugar quienes deben impulsar este tipo de medidas, pues los turistas, al fin y al cabo, solo estamos de paso y en muchos casos no existe la misma preocupación que pueden tener quienes residen en la zona de continuo», insistían los granadinos. Eso sí, agregaban, «si finalmente sale adelante la iniciativa y se construye el tren, los billetes deben tener un precio asequible para todos».

En términos similares se expresaban José Galán, Celia Ruiz, Francisco Moreno y Ana María Arboleda, procedentes de Jaén. «La implantación de un medio de transporte alternativo a los coches y autobuses es una idea estupenda y su puesta en marcha sería sumamente positiva para la zona. No solo reduciría notablemente la contaminación, algo a tener en cuenta cuando se trata de un espacio natural protegido, sino que para los propios visitantes también sería un punto a favor, ya que ofrecería un viaje más rápido y seguro que lo que existe ahora mismo», manifestaban mientras decidían entre aventurarse a subir a los Lagos de Covadonga por su cuenta o recurrir al servicio de taxi.

Precisamente de disfrutar de «la gran belleza» del Ercina, el Enol y todo su entorno volvían María del Carmen y Oliva Gómez y Francisco José y Antonio Domínguez, naturales de la localidad gaditana de Barbate. «Es un lugar precioso y los asturianos deben luchar por protegerlo. Es cierto que la carretera no está para muchos trotes y que la cantidad de coches que se juntan rompen mucho el paisaje, así que un tren cremallera como el de Montserrat, en Barcelona, es una buena opción. Eso sí, si finalmente se construye, es importante que el diseño de la propia máquina vaya acorde con el entorno natural», indicaron.

Los ciclistas madrileños Juan Carlos Martín y Alejandro Figueras, por su parte, se mostraron más que contentos con la idea de retomar el proyecto del tren cremallera. «Para los amantes de la bicicleta la carretera siempre es más segura cuanto menos tráfico hay y, en este caso, poder subir a los Lagos con la tranquilidad de no encontrarte con tantos vehículos sería genial, por no hablar de la importante mejora en cuanto a seguridad se refiere», manifestaron. Recordaron, asimismo, que «se trata de un espacio protegido, por lo que cuanto menor sea la agresión a la que se le someta, mejor».

Más noticias

Fotos

Vídeos