El Tribunal Superior desestimó en 2015 la clausura del aparcamiento de Toranda

El estacionamiento de Toranda permanece cerrado y solo vehículos autorizados pueden acceder a las proximidades del arenal.
El estacionamiento de Toranda permanece cerrado y solo vehículos autorizados pueden acceder a las proximidades del arenal. / N. ACEBAL

El estacionamiento, señaló el juez, «presta unos servicios que resultan necesarios para el interés público»

L. RAMOS LLANES.

El Tribunal Superior de Justicia de Asturias ya se posicionó en contra de la clausura del aparcamiento de Toranda en 2015. Así lo recoge la sentencia dictada el 20 de julio de dicho año a la que ha tenido acceso EL COMERCIO. En la misma, el presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJA, Luis Querol Carceller, desestima el recurso interpuesto por dos vecinos de Niembro contra la resolución de la Dirección General de Ordenación del Territorio y Urbanismo del Principado por la que se autorizaba la habilitación como zona de aparcamiento de vehículos, durante la temporada de verano, varias fincas destinadas a prado, de unos 16.000 metros cuadrados junto al citado arenal llanisco.

En el documento, el juez indica que «la autorización no tiene cabida en ninguna de las prohibiciones que se establecen en el artículo 25 de la Ley 22/1988, de 28 de julio, de Costas, toda vez que no se trata de ejecutar ninguna obra ni de efectuar ninguna instalación, sino de desarrollar una actividad a fin de prestar unos servicios que resultan necesarios para el interés público, e incluso, convenientes para el dominio público marítimo terrestre al establecer un lugar para el estacionamiento de vehículos debidamente regularizado».

El presidente de la sala señala también que «la referida autorización tampoco supone ninguna vulneración del artículo 134.2 del Decreto Legislativo 1/2004, de 22 de abril, por el que se aprueba el Texto Refundido de las disposiciones legales vigentes en materia de ordenación del territorio y urbanismo» y agrega que «son razones de interés público las que justifican dicha autorización ante la afluencia de visitantes». La sentencia recoge, asimismo, que «desde la localidad de Niembro no existen otros accesos a la playa de Toranda para vehículos a motor que los dos caminos utilizados para llegar al aparcamiento y que constituyen una circunvalación de acceso y retorno sin que existan más viviendas afectadas que las propias de los recurrentes».

Asimismo, el propietario del bar de Toranda, Borja Llorente, salía al paso del comunicado hecho público a principios de semana por el Ayuntamiento de Llanes, en el que se indicaba que una sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de Oviedo había ordenado clausurar el parking en 2013. «Es rotundamente falso, la sentencia lo que hace es obligar al Ayuntamiento a responder a los recursos presentados por los vecinos, pero no entra en el fondo de la cuestión», asegura.

Te recomendamos

Fotos

Vídeos