El TSJA estudiará limitar a Llanes la paralización de la campaña del ocle

Un pesquero llega cargado de ocle al puerto de Candás, en una imagen de archivo. / E. C.

La petición ha sido presentada por Avall, asociación cuyo recurso atendió el tribunal para suspender de forma cautelar esta costera

TERRY BASTERRA LLANES.

El Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) estudiará reducir al ámbito de Llanes y Ribadedeva la suspensión cautelar de la campaña de extracción de ocle desde barcos, que debía comenzar el lunes 3 de julio. La petición fue registrada en la jornada de ayer por la Asociación de Vecinos y Amigos de Llanes (Avall), el mismo colectivo que presentó un recurso ante el TSJA contra la resolución publicada el pasado 16 de junio por la Consejería de Desarrollo Rural en el Bopa, la cual regula el arranque de esta alga conocida como ocle, y que fue atendido por la sala de lo Contencioso Administrativo del tribunal.

En el documento presentado por Avall se especifica que en el escrito inicial que provocó la paralización de la campaña se indica que «no se fijó con la debida precisión la auténtica pretensión de esta parte». Esta no es otra que la suspensión cautelar se limite a «dejar sin efecto la autorización para la extracción de algas de fondo en el sector cuatro». Este es el que va desde Cabo de la Mar, en las inmediaciones de la playa de Cuevas del Mar, hasta la ría de Tinamayor, en el límite con Cantabria.

En esta zona el Principado había permitido este año volver a arrancar ocle a ocho barcos con buzos en esta zona, tras casi 30 años sin hacerlo. La propuesta de la Consejería de Desarrollo Rural era aplicar un plan experimental durante un plazo de dos años. Se permitía en este 2017 la extracción de 1.300 toneladas de gelidium salvo en la zona de la desembocadura del río Purón hasta el extremo oeste de la playa de Vidiago, que quedaba vedada, para poder comprobar así la incidencia del arranque sobre los campos de ocle.

La petición registrada ayer por Avall solicita al TSJA que modifique su auto de suspensión cautelar de toda la campaña en Asturias y esta medida se reduzca solo al ámbito de Llanes y Ribadedeva. Desde el colectivo llanisco se presentó este recurso contra la resolución del Principado al entender que la Dirección General de Pesca no había elaborado un estudio científico riguroso que garantizase que el arranque del gelidium desde barcos no iba a afectar al ecosistema marino de la zona -entre el ocle habitan numerosas especies-, ni tampoco a la cantidad de esta alga que llega a las playas y que es recogida por los recolectores de arribazón, un sector numeroso en Llanes del que viven cerca de un centenar de familias.

El Principado tiene ya presentado un recurso contra la decisión del TSJA de suspender de forma cautelar la campaña en toda Asturias. En ella estaba prevista la participación de 28 embarcaciones y se había establecido un cupo máximo para el conjunto de la región de 4.600 toneladas de ocle.

Avall tiene ahora un plazo de cinco días hábiles para estudiar las alegaciones del Principado y dar respuesta a las mismas. Entre los alegatos del Gobierno regional que han llamado la atención al colectivo vecinal está el hecho de que la consejería indica que «con carácter previo a la elaboración de la norma» se realizaron una serie de consultas a «todos los sectores afectados». Para Avall este hecho no supone haber dado un plazo de exposición pública, ya que en el BOPA se publicó directamente la resolución que regulaba las condiciones de la extracción de ocle en Asturias. La única posibilidad de alegación que se daba era a través de un recurso ante el TSJA, que es lo que hizo la asociación.

El otro aspecto que para Avall es llamativo es que el Principado afirme que en la reunión mantenida con el alcalde de Llanes se llegó a un acuerdo sobre las condiciones del arranque. El regidor aseguró en un comunicado que en aquel encuentro se «amenazó a los recolectores con quitarles el tractor para acceder a las playas para que así se arrodillaran ante sus condiciones».

Temas

Llanes

Fotos

Vídeos