Los usuarios del Hospital Grande Covián piden «más personal sanitario»

Critican que «los profesionales están desbordados porque la Consejería de Sanidad no le presta suficiente atención al Oriente»

LAURA CASTRO ARRIONDAS.

«Están agobiados, se les nota que desde que empezó el verano están sobrepasados y eso que estamos a principios de julio». Estas fueron las palabras de uno de los pacientes de urgencias del Hospital Grande Covián de Arriondas nada más salir del centro. Los usuarios aseguran que el trato recibido por los médicos, enfermeras y auxiliares es «inmejorable», pero tienen una reclamación común: «más personal sanitario». Una petición que los profesionales del Área Sanitaria VI ya hacían pública el pasado mes de mayo cuando alertaban de la posibilidad de retrasar las operaciones menos urgentes por falta de anestesistas. Algo que ya se ha hecho realidad y que se suma a otros problemas como el colapso de los servicios de radiología. Esto obliga a algunos pacientes a optar por una alternativa en la sanidad privada.

«Cada vez hay menos recursos. Somos de una comarca muy apartada y este hospital abarca una zona muy grande con una población que aumenta mucho en verano. La falta de personal es un problema generalizado de la sanidad del país, pero en el Oriente esta problemática se nota más por el tamaño del área de atención que presta el Grande Covián y por las oleadas de turistas», explicó Pilar Toro Ramos, fisioterapeuta jubilada. Asegura que ha conocido de cerca la situación durante sus años de trabajo para la sanidad pública y añade que «si fuéramos más reivindicativos, no habría falta de personal ni de servicios».

Su opinión la comparte Marta Vena González, auxiliar en el Hospital del Oriente, quien considera que el mayor problema se encuentra en urgencias porque los fines de semana «se colapsa y la situación es terrible». Para Vena, el Grande Covián debe compararse con el de Jarrio, en Coaña, porque «tiene un tamaño similar, y sin embargo cuentan con muchísimo más personal teniendo la misma afluencia de pacientes».

El problema no está en los profesionales sino en la congestión y así lo declaran los usuarios. «El trato al paciente es excelente, nos sentimos como en casa. Son cercanos y se preocupan por nosotros y por eso, es una pena que trabajen tan sobrepasados», apostilló Olga Solares Sánchez, vecina de Parres. Una opinión que compartió Selina Riestra Huerta, de Cangas de Onís, quien aseguró que «hasta el momento no hemos tenido problemas de esperas, pero en verano hay mucha más gente en esta zona y se acabará notando». Su conciudadana María Paloma Díaz Álvarez sí notó «el agobio» del personal sanitario y está convencida de que la solución pasa porque «la Consejería de Sanidad preste más atención al hospital». Díaz entiende que no pueden tener la misma plantilla que los centros de Oviedo o de Gijón, pero asegura que «hace un servicio muy importante y no lo valoran». Una queja reiterada por Rafael Pérez Valle quien confirmó las largas esperas del servicio de urgencias y que se mostró contrariado por la ausencia de soluciones.

«Ejemplo de futuro»

Algunos trabajadores del hospital recuerdan estos días los elogios de José Ramón Riera, gerente del Servicio de Salud del Principado (Sespa), durante la celebración del veinte aniversario del complejo, cuando aseguró que el Grande Covián «era el futuro. Los centros médicos deben hacer que la gente sienta como suyo el hospital y aquí se ha conseguido». Sin embargo, se muestran sorprendidos ante la ausencia de respuesta a sus peticiones de aumento de la plantilla sanitaria.

Esta primavera dimitió el jefe del servicio de urgencias por la falta de personal existente en la unidad. El hospital ya tiene seleccionado al candidato que desempeñará el puesto, pero aún no ha sido nombrado. Este diario se ha puesto en contacto con el Sespa, pero declinaron hacer valoraciones acerca de toda la problemática del Grande Covián.

Fotos

Vídeos