Los vecinos de Llanes se ahorrarán «una media de 180 euros» en el recibo del IBI

Las nuevas ordenanzas fiscales incluyen una bajada de las tasas de terrazas para los bares y pubs y también de la de apertura de establecimientos

TERRY BASTERRA LLANES.

El equipo de gobierno de Llanes someterá el lunes a la aprobación del Pleno municipal las nuevas ordenanzas fiscales para el ejercicio de 2018. Entre las variaciones para el nuevo año se encuentran aspectos destacados como son la rebaja de Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). Esta es la mayor fuente de ingresos del Consistorio, por la que en el último año recaudó cerca de 6,5 millones de euros. Para el 2018, con la bajada prevista por el gobierno local, las arcas municipales dejarán de ingresar 400.000 euros, pero los vecinos lo agradecerán ya que es un dinero que no saldrá de sus bolsillos.

La propuesta del ejecutivo municipal consiste en bajar cuatro puntos el tipo impositivo de este impuesto, de 0,79 a 0,75, en el caso del urbano, mientras que el rural caerá hasta el 0,65. Esto se traduce en que las personas con inmuebles a su nombre en Llanes se ahorrarán en el recibo «una media de 180 euros», según avanzaba ayer la edil de Hacienda llanisca, la forista Marián García de la Llana. Este cálculo está hecho para una vivienda valorada en 240.000 euros, por lo que la rebaja oscilará, según la concejal, entre los 60 y los 200 euros al año, en función del inmueble.

Este no es el único gravamen municipal que va a variar de cara a 2018. El gobierno local integrado por Vecinos, Foro, PP e IU también presenta la rebaja de varias tasas como son la de apertura de establecimientos, cuya cantidad fija bajará de los 250 a los 200 euros, a lo que hay que sumar el importe por los metros cuadrados que ocupa el negocio.

La de terrazas se reduce para los bares y pubs, al pasar de 52 euros a 40 por metro cuadrado ocupado. La de restaurantes se mantiene en 52. A su vez se baja otro apartado de esta tasa: el que se refiere al pago diario por instalar estas mesas y sillas a 1,34 euros.

Una de las novedades más llamativas de las ordenanzas fiscales de 2018 es que el Ayuntamiento actualiza la tasa de cementerios, que se había quedado obsoleta. Se mantiene el alquiler de un nicho a 875 euros por 75 años, pero varía la tasa de sepultura. Pasa de 275 euros de por vida a 1.200 por 75 años, o lo que es lo mismo, según indica De la llana, «16 euros al año». Además se ha creado la de columnarios, para las urnas de aquellas personas incineradas, que ha quedado fijada en 525 euros para 75 años.

Otro de las variaciones es que se ha suprimido, por ilegal, la diferencia de coste en algunos gravámenes para las personas empadronadas en el concejo y las que no lo están. Uno de estos casos es el de las bodas -80 euros cuestan de lunes a viernes y 106 los sábados y domingos, si se hacen en el Ayuntamiento, y en cualquier otro lugar del concejo entre 120 y 150 euros-. Y en el campo de golf la inscripción se ha fijado en 195 euros más 88 por trimestre.

Fotos

Vídeos