Los vecinos de la zona de San José, en pie de guerra al perder «58 aparcamientos»

Protesta de los vecinos, ayer en la calle de La Emigración.
Protesta de los vecinos, ayer en la calle de La Emigración. / J. LLACA

Los residentes en las calles de La Emigración, Matilde de la Torre y Playas de Llanes piden al Ayuntamiento recuperar las plazas y que declare la vía de sentido único

GUILLERMO FERNÁNDEZ LLANES.

Hace dos semana el Ayuntamiento de Llanes pintaba una interminable línea amarilla en las calles de La Emigración, Matilde de la Torre y Playas de Llanes y el diseño significaba la pérdida de «58 plazas de aparcamiento», según valoran los vecinos de esa zona. Los residentes enviaron varios escritos de queja al Ayuntamiento y «todavía estamos esperando contestación». Uno de ellos, Manuel Ramón Soberón, explicaba ayer que se había reunido con el concejal de Obras, Juan Carlos Armas, y el edil le comentó que «la calle no daba el ancho para permitir la doble circulación con coches aparcados a ambos lados». Pero lo cierto es que así estaba «desde hace 16 años y jamás hubo problemas de tráfico». Incluso, el vecino le mostró «fotografías que contradicen las afirmaciones del concejal».

Además, Soberón asevera que Armas le espetó que «no estoy obligado a darte más explicaciones, porque eso es competencia del inspector jefe de la Policía Local». Dos días tardó este llanisco «en ser recibido por el jefe de la Policía Local», quien «me despachó con los mismos argumentos que el edil y se responsabilizó de haber tomado la medida».

Unos treinta vecinos de las 210 viviendas que hay en la zona se manifestaban ayer para pedir soluciones al problema. Y sus peticiones pasan por «dejar la calle como estuvo los últimos 16 años o, preferiblemente, que borren la raya amarilla, se pueda seguir aparcando a ambos lados, y dejen la vía de sentido único en la dirección que el Ayuntamiento estime oportuna», dijeron.

Inocencia Peral, una de las residentes que envió un escrito de queja al Ayuntamiento, lamentaba que «a nuestros políticos no les preocupa la suerte de los vecinos, no les importamos nada, solo quieren cobrarnos impuestos y si reclamas no te hacen caso, ni siquiera se molestar en contestarte».

En la misma línea, Soberón matizaba que en Llanes «estamos pagando la viñeta más cara de Asturias y ese impuesto es para ofrecernos buenas carreteras y buenos aparcamientos, de los que ahora carecemos». Los más enfadados del vecindario apostaban por «comprar varios botes de pintura negra y acabar en una tarde con la raya amarilla». Eso sí, los vecinos continúan «a la espera de que el Ayuntamiento acepte cualquiera de las dos soluciones que proponemos».

Fotos

Vídeos