Vidiago se vuelca con su Sacramental

Un centenar de mozas vestidas de llanisca precedían a los nueve estandartes.
Un centenar de mozas vestidas de llanisca precedían a los nueve estandartes. / G. F.

Ángel Fernández Artime, rector mayor de los Salesianos, presidió la eucaristía, concelebrada con otros cuatro sacerdotes

GUILLERMO FERNÁNDEZ LLANES.

La localidad de Vidiago, capital cultural de Llanes hace un siglo, celebraba ayer con gran esplendor su fiesta de la Sacramental. Presidió la misa Ángel Fernández Artime, rector mayor de los Salesianos en Roma y superior de 15.000 religiosos en todo el mundo. Hubo más novedades porque gracias al impulso del párroco, Ignacio Pérez Perela, los presentes pudieron ver importantes obras de mejora en el templo: Limpieza de la piedra exterior, tratamiento de las maderas, cambio de ventanas y la inauguración de un nuevo portón en la entrada.

Tras la eucaristía, concelebrada por cinco sacerdotes, se ponía en marcha una multitudinaria procesión con parada en un altar situado en el palacio de La Cortina, donde esperaba la nueva condesa del Valle de Pendueles, María Teresa Suárez-Guanes Ybáñez.

La comitiva iba encabezada por una valiosa cruz de plata en manos del profesor ovetense José Ángel Cid. A su estela marchaban los gaiteros de Balmori: los hermanos Julián y Conchita Herrero, quienes abrían paso a dos ramos. El de pan dulce trasladado por Íñigo de la Fuente y Mario Rizo, mientras que el de pan artesanal lo llevaban Francisco Rodríguez, Juan Luis Galán, Raúl Domínguez y Unai Gutiérrez. Seguían más de un centenar de mozas ataviadas de llanisca.

A continuación se hacían visibles nueve estandartes. El entusiasta Toño Castillo enarbolaba el pendón del Corazón de Jesús y Pin Vega llevaba el de la Virgen de Covadonga. Las telas marchaban por delante de la Custodia bajo palio, en manos de Ángel Fernández Artime. La procesión completó el habitual recorrido circular, con una breve parada para el descanso, y de regreso a la iglesia parroquial centenares de devotos cantaban el himno de la Virgen de la Paz.

La mañana festiva concluía en la bolera con un festival folclórico. Acompañados por gaita y tambor, los lugareños bailaron el Xiringüelín, la Carrasquina, las jotas de Cadavedo y el Cuera, el Xiringüelu de Naves, el Saltón y el Pericote.

Fotos

Vídeos