Los visitantes defienden las multas por caminar sobre los Lagos helados

Uno de los carteles que anuncian la prohibición de caminar sobre el Ercina helado. / FOTOS: NEL ACEBAL
Uno de los carteles que anuncian la prohibición de caminar sobre el Ercina helado. / FOTOS: NEL ACEBAL

La mayor parte de quienes disfrutan de este paraje protegido consideran que las sanciones que ya tramita el Parque «son lógicas»

LUCÍA RAMOS COVADONGA.

Las imprudencias pueden salir caras y la mayor parte de quienes estos días visitaban los Lagos de Covadonga lo tienen claro: si es preciso recurrir a las multas para que nadie vuelva a caminar sobre el agua helada, así debe ser. Hace apenas una semana las imágenes de numerosas personas jugando, paseando o haciéndose fotografías sobre la capa de hielo que cubría el Ercina debido a las bajas temperaturas, provocaban una oleada de críticas tanto entre la sociedad como entre representantes del Parque Nacional de los Picos de Europa. El propio director del organismo en Asturias, Rodrigo Suárez Robledano, recordaba que «caminar sobre la superficie de los Lagos es una alteración de la ley y conlleva sanciones». Efectivamente, tal y como adelantó EL COMERCIO, el Parque está actualmente tramitando tres multas de entre 100 y 3.000 euros contra turistas a los que sorprendió caminando sobre el hielo en este paraje protegido.

Una medida que los langreanos y aficionados a la montaña Casimiro Álvarez y Eva Luz Fernández veían ayer «adecuada. Cuando cometes una imprudencia así tienes que tener en cuenta que no solo tú puedes resultar perjudicado, sino que puedes poner en peligro la vida de quienes acudan en tu ayuda», apuntaron. A su parecer, «es normal que se sancione a quienes incumplen la norma, como sucedió el pasado verano con quienes hacían caso omiso a las advertencias de los socorristas en días de mala mar».

De la misma opinión eran Carmen Llera y Alberto Angulo, llegados desde Oviedo junto a sus hijos Álvaro y Marina. «No es bonito tener que llegar a estos extremos, pero una vez más parece que solo aprendemos con multas», señalaron, y criticaron el comportamiento de quienes «llevaron a caminar sobre el lago a menores. Da miedo pensar lo que pudo suceder», agregaron.

Más información

También los ciclistas burgaleses defendieron la decisión del Parque Nacional de recurrir a las multas. «En un momento en el que te pueden sancionar por un montón de cosas que parecen no tener sentido, como por ejemplo en caso de las bicis, llevar una luz trasera intermitente, hacerlo ante comportamientos que ponen en peligro la seguridad de una o varias personas, sí que es lógico», señalaron. Y aprovecharon para reclamar una mayor protección natural de los Lagos y su entorno. «El macizo de Covadonga es espectacular, pero verlo tan lleno de coches, tan explotado, da un poco de pena», lamentaron.

Efecto disuasorio

Silvia Brun y Bernardo Loredo, de Piedras Blancas y Oviedo, por su parte, defendieron el efecto disuasorio que estas multas pueden tener. «Si vemos que unos pocos llevan un escarmiento, otros se lo pensarán dos veces antes de repetir la hazaña. Es que es de sentido común, a nadie se le ocurre ponerse a caminar sobre un a capa de hielo cuyo espesor desconoces», criticaron.

Lo mismo que hicieron César Olmos y María Luisa García, madrileños con casa en Ribadesella y asiduos al paraje protegido. «Cuando vi las fotos la semana pasada no me lo podía creer. Me parece fenomenal que multen a quienes no respetan este entorno, es que no debería hacer falta ni poner carteles, pues todos sabemos que no estamos en Noruega y el hielo no puede ser muy resistente», indicaron.

La voz discordante la pusieron los jóvenes madrileños Sergio Sánchez y Lidia Herráiz, para quienes las sanciones «son excesivas. Lo que deberían hacer los responsables del Parque Nacional es tomar las medidas de seguridad necesarias para evitar que en situaciones como la que se dio la semana pasada la gente pueda entrar al lago, no esperar a que lo hagan y luego castigar», apuntaron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos