La zona rural de Ribadesella aboga por conservar la plaza de abastos

La plaza de abastos de Ribadesella centra las conversaciones de los vecinos estos días.
La plaza de abastos de Ribadesella centra las conversaciones de los vecinos estos días. / Nel Acebal

La asociación vecinal propone que el mercado semanal se traslade a este edificio y a la explanada donde estaba la Nave Delfa

JUAN GARCÍA

La Asociación de Vecinos de la Zona Rural de Ribadesella pide conservar la plaza de abastos como punto de venta y salida a los excedentes agrícolas del concejo. El colectivo vecinal no solo apuesta por mantener en pie un edificio que consideran «emblemático» para el conjunto arquitectónico de la villa, sino también por recuperar el «carácter primigenio» para el que fue creado. Por ese motivo, propone dinamizar la plaza y el sector primario como alternativa al monocultivo turístico. «Tirar la plaza de abastos es como tirar la rula», dijo Ángel Somoano. «Son lugares a proteger porque en ellos se venden los productos de aquí», añadió.

En este sentido, Somoano pidió para los productos del campo un programa de promoción similar al utilizado para los pescados de la rula. «Creemos que esa fue una gran idea que debería extrapolarse a los productos de kilómetro cero, a los tomates, fabes y patatas que se cosechan en el concejo para que fueran adquiridos no solo por los consumidores locales, sino por los empresarios de restauración», añadió. Quiere que las administraciones públicas «echen un cable a agricultores y ganaderos, en lugar de abrasarlos a impuestos».

Somoano reconoce que la plaza de abastos lleva muchos años sin cumplir con su cometido inicial y que los agricultores del concejo se han habituado a montar sus puestos de venta cada miércoles en la calle Gran Vía. Sin embargo, cree que todo podría cambiar si el mercado semanal se traslada a la plaza de abastos y a la nueva explanada resultante tras la demolición de la Nave Delfa. «Allí estarían mucho mejor, resguardados de los temporales en el invierno y alejados del calor en el verano», añadió. El único inconveniente que ve a la hora de trasladar todo el mercado a ese nuevo escenario es el problema que se podría generar en los pasos de cebra que cruzan la carretera N-632, tanto en el puente como en la avenida de Palacio Valdés.

Abastecimiento de Collera

En otro orden de cosas, uno de los pueblos de la zona rural del concejo de Ribadesella, el núcleo de Collera, sigue buscando una solución a los problemas de abastecimiento de agua existentes. El Consistorio convocará una reunión con los vecinos para buscar una salida rápida al problema. Tras la disolución de la Junta Vecinal de Aguas, la localidad lleva dos años en el limbo sin que nadie gestione una red de abastecimiento que sufre continuos cortes y averías. Una situación que se ha demorado en el tiempo debido, entre otras cosas, al estado de interinidad en el que se encuentra la empresa gestora de la red municipal. El proceso de adjudicación aún sigue sin cerrarse después de las diferencias de criterio manifestadas por el PP en torno a los técnicos que deben vigilar la licitación.

Fotos

Vídeos