Zumo de manzana, cerveza negra y vino blanco contra la avispa asiática

Juan Prado, de pie, en la charla sobre la velutina en Llanes. / ACEBAL
Juan Prado, de pie, en la charla sobre la velutina en Llanes. / ACEBAL

La plataforma 'Stop Velutina' explica en Llanes cómo elaborar trampas para su colocación esta primavera, coincidiendo con los primeros nidos

G. POMARADA LLANES.

Hace ya un lustro que la avispa asiática penetró en Asturias y lo hizo precisamente por la comarca oriental. Es por ello que la presencia de esta especie invasora supone un especial problema en concejos como Llanes, donde ayer la plataforma 'Stop Velutina' celebró una charla informativa. «Los concejos más afectados son los de ambos extremos, Llanes y Ribadedeva por el Oriente y Vegadeo y San Tirso de Abres por el Occidente», explicó el coordinador de la entidad, Juan Prado. La avispa asiática, detalló, accedió a España en 2010 desde Francia y en 2011 por Galicia. Desde entonces, la especie «avanza cada año cincuenta kilómetros, sobre todo por donde tiene agua», señaló.

Ante esta situación, desde la plataforma expusieron ayer la necesidad de implementar trampas que permitan atajar la presencia de avispas reina. «Son las únicas que sobreviven al invierno y ahora empiezan a despertar», contó Prado. Hasta mayo, la vespa velutina se afana en elaborar los nidos «embrión o cortina», del tamaño de una pelota de tenis. «Se debe trampear en primavera y a poder ser de forma selectiva», aconsejó el coordinador, que recordó que ciertos dispositivos comerciales no discriminan entre tipos de insecto. Su solución pasa por mecanismos de elaboración casera y que incluyen como ingredientes sustancias que atraen a la avispa asiática y, a la par, repelen a otras especies. Para ello se emplea un combinado de «zumo dulce de manzana o arándano, cerveza negra, vino o vermú blanco y un par de cucharadas soperas de vinagre». Desde el pasado 1 de marzo, recordó Prado, el Principado dispone de un registro para la inscripción de estas trampas.

Así, los apicultores y particulares que se encuentren con un nido podrán retirarlo de forma autónoma hasta mayo, fecha en la que la operación comienza a entrañar peligro por el tamaño y número de avispas. La solución entonces es alertar a los servicios competentes.

Uno de los puntos que reclama el colectivo es la creación de un «mapa de la lucha contra la avispa asiática» que permita colocar las trampas en función a esos datos. Ayer mismo, la consejera de Hacienda, Dolores Carcedo, avanzaba que la Ley de Crédito Extraordinario contempla una partida de 60.000 euros para la segunda fase del plan contra la avispa asiática.

Temas

Llanes

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos