Las osas mantienen el tirón

Las osas mantienen el tirón
Una familia contempla a 'Molina' desde el exterior del cercado grande. / J. M. PARDO

El cercado de Santo Adriano vive su primer gran encuentro con el turismo desde la muerte hace dos meses de 'Tola'

I. V.GIJÓN.

Con el inicio de la Semana Santa, decenas de personas recorrieron ayer la la Senda del Oso y se acercaron al cercado osero de Santo Adriano, en el primer gran contacto del turismo con este equipamiento desde la muerte de 'Tola', una de sus más veteranas ocupantes. Su fallecimiento hace dos meses, con 29 años, tuvo un importante impacto en la sociedad asturiana, tras haberse convertido junto a su hermana en un icono de la recuperación de la especie en la región. Pero logró además un amplio eco a nivel nacional. La triste noticia hizo que la historia de las dos osas llegara fuera de Asturias a muchas personas que la desconocían y que incluso ignoraban la existencia de los cercados. La pérdida de 'Tola' supuso así en muchos casos un recordatorio, y en otros un anuncio, de la presencia de ejemplares de oso pardo en cautividad en un entorno natural en pleno corazón de Asturias, potenciando la promoción de este espacio y de la senda ciclopeatonal que recorre los valles de Trubia y Teverga.

Quienes ayer recorrían mochila a cuestas esta ruta, bien a pie y con bastón en mano -además de paraguas en el caso de los más previsores-, bien en bicicleta, no dudaban en hacer un alto en su camino a su paso por los vallados donde ahora ya solo quedan 'Paca' y la joven 'Molina'. La primera, en el cercado pequeño que compartió los últimos años con su hermana, apenas reaccionaba a la presencia de los curiosos, agotada por la edad. La segunda, en régimen de semilibertad y recién salida de su hibernación, sí se mostró más activa, acercándose incluso a la verja desde la que la contemplaban, a ratos, decenas de personas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos