Los osos se comen hasta el pienso

La falta de alimento por la sequía hace que los plantígrados se acerquen a los pueblos | Un ganadero de Cangas del Narcea vio cómo un ejemplar destrozó los comederos destinados a sus terneros

Un oso come miel de una colmena en un monte de Gedrez, en Cangas del Narcea.
Un oso come miel de una colmena en un monte de Gedrez, en Cangas del Narcea. / Fundación oso Pardo
MARCO MENÉNDEZGijón.

La falta de alimento en las zonas altas del suroccidente asturiano, debido a la sequía, hace que los osos se vuelvan cada vez más atrevidos e incluso lleguen a las inmediaciones de zonas habitadas para hacerse con la comida destinada al ganado. Es lo que está ocurriendo en Llamera, en el concejo de Cangas del Narcea, donde el ganadero Francisco José Cadenas vio cómo los plantígrados le llegaron a destrozar los comederos de los terneros para devorar el pienso.

«Hasta hace poco, teníamos colmenas y frutales a unos veinte metros de casa, pero los tuvimos que dejar porque los osos los destrozaban», explica. Y que es hasta considera «lógico» que alguna vez los osos se cobraran incluso alguna vaca. Pero la situación ha empeorado: «El oso anda a sus anchas por el pueblo. Es mejor no salir de casa. Desde hace diez años tenemos a los terneros sueltos en el monte. Con la sequía, les aportamos proteínas a base de piensos, en una tolva grande en el corral, tanto para los terneros como para los perros. Vimos que había consumos muy altos de pienso y que los terneros no crecían, pero un día el cajón apareció roto y al otro desapareció. El problema es que los osos pueden llegar a entrar en el corral y matar terneros y vacas, algo que ya pasó alguna vez», explica este ganadero, que solo pide «que haya un control de estos animales». Cadenas apunta que «en esta zona ya hay más osos que habitantes y no tienen miedo a las personas». Explica que a un lado del pueblo viven unos cuatro ejemplares, mientras que en la parte alta hay otros tres, «todos con osos pequeños».

Pero no solo este ganadero está sufriendo los daños de los plantígrados, pues a otro propietario en la cercana localidad de Sorrodiles «le dejaron la huerta destrozada y le daban veinte euros de indemnización. Eso no da ni para las semillas». «Pero es que otro día aparece roto el tejado de una braña o un ternero muerto. Y la guardería de Medio Rural no hace nada», añade.

«Aumento imparable»

La secretaria general de COAG en Asturias, Mercedes Cruzado, indica que esta situación se viene dando sobre todo en la zona suroccidental del Principado, donde apenas ha llovido en todo el verano y el alimento en las montañas es escaso.

Además, ante lo que el sindicato considera «imparable aumento de la población osera», se ha dirigido a la nueva Viceconsejería de Medio Ambiente para que «adopte las medidas oportunas y de una vez la fauna salvaje, en este caso los osos, se aleje de las zonas ganaderas. Los ganaderos profesionales asturianos solo queremos vivir dignamente de nuestro trabajo y seguir siendo un referente de la producción de alimentos sanos y de gran calidad».

Fotos

Vídeos