El padre que mató a su hijo volvió de una cacería cuando su mujer le avisó de la pelea en casa

El detendio, a su llegada a los juzgados. / Arienza
El detendio, a su llegada a los juzgados. / Arienza

Felipe Luis llegó en coche y disparó al contemplar la violencia con la que se empleaba el hermano menor, que tenía orden de alejamiento del hogar

MARTA VARELA | PALOMA LAMADRID LANTERO (SAN MARTÍN DEL REY AURELIO).

Raúl Montes aprovechó la ausencia de su padre para presentarse en el domicilio familiar de Lantero el pasado jueves. Acudió para comer aunque, según explicaron fuentes cercanas al caso, el objetivo real del fallecido era otro: pedir dinero a su madre. Marcos, su hermano, le recriminó su pretensión, a lo que Raúl respondió de forma extremadamente violenta. Comenzó a propinarle golpes, con tal virulencia que Marcos casi llegó a perder el sentido. Su madre intento detener la agresión, pero incapaz de convencer a Raúl de que dejara de pegar a su otro hijo, decidió avisar a su marido.

Felipe Luis Montes estaba de caza cuando recibió la llamada de su mujer. De modo que se montó en su vehículo, un Suzuki de color blanco, para regresar a su domicilio, donde se produjo el fatal desenlace momentos después. Para tratar de frenar la paliza que Raúl estaba dando a su hermano, el padre efectuó, al menos, dos disparos al aire con la escopeta de caza que portaba. Un disparo posterior fue mortal para Raúl, de 34 años, al alcanzarle en la zona baja del tórax. La bala le causó la muerte casi de inmediato.

Lesiones en un brazo

Según explicaron personas cercanas a la familia, Marcos, que vive en El Entrego (a menos de tres kilómetros de Lantero), no se encontraba en la vivienda cuando se presentó su hermano. Su madre le llamó por causas que se desconocen. Al parecer, la relación entre ambos hermanos era buena, por lo que los investigadores sospechan que Raúl llegó con los ánimos alterados al chalé familiar, lo que desencadenó el enfrentamiento. Su hermano tuvo que ser atendido en el Hospital Valle del Nalón de las lesiones sufridas en la paliza. Tiene heridas de bastante consideración en un brazo.

Al salir del centro hospitalario, «estaba completamente ido y no dejaba de llorar», tal y como explicaron allegados a Marcos. El propio Felipe Luis Montes, de 59 años, fue quien alertó a la Benemérita de la tragedia. Fue trasladado al cuartel de Langreo y está previsto que pase a disposición del juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Laviana en la mañana de hoy. La vivienda de Lantero en la que falleció Raúl Montes permanece cerrada desde entonces. Asimismo, las casas de una abuela de la víctima y de otro familiar también tienen las persianas bajadas, con aspecto de estar vacías. El altercado se produjo en el exterior de la planta baja del chalé. De hecho, el cadáver quedó tendido en las escaleras que dan acceso a la vivienda de los Montes.

Más noticias

Cazador aficionado, Felipe guardaba armas en casa y, según comprobaron las autoridades competentes, tenía todos los permisos en regla. La consternación en este entorno rural es enorme. Solo los familiares más directos se acercaron a la vivienda el jueves, aunque no pudieron hacerlo hasta las cinco y cuarto de la tarde, cuando se procedió al levantamiento del cadáver. Es una familia muy conocida en la zona. Felipe es hermano de Honorino Montes, concejal socialista del Ayuntamiento de San Martín del Rey Aurelio. Su otra hermana, Belén, regenta el bar del centro social del valle. Ahora queda por delante una investigación complicada, ya que Felipe, el presunto autor de los disparos, podría enfrentarse a una acusación de homicidio penada con entre diez y quince años de prisión.

Fotos

Vídeos