«Un país no puede ser potente en turismo si carece de buenas infraestructuras»

«Un país no puede ser potente en turismo si carece de buenas infraestructuras»
PABLO LORENZANA

El sociólogo Fernando Sánchez defiende una comunicación «como el metro de Bilbao» para el área metropolitana en un foro de Mijares Abogados

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

El seminario sobre las infraestructuras que viene celebrando el bufete Mijares Abogados, de Oviedo, abordó ayer este asunto desde el punto de vista de la sociología, mediante una conferencia del profesor de la Universidad de Oviedo Fernando Sánchez Bravo-Villasante, quien destacó que «las infraestructuras se construyen para comunicarnos», así que merecen un estudio sociológico.

El ponente, sin perjuicio de constatar carencias como falta de inversión en investigación y desarrollo, aseguró que, en España, «en infraestructuras estamos muy bien y no es raro que tengamos algunas de las constructoras más importantes del mundo», encargadas de obras como la reciente ampliación del Canal de Panamá. Todo ello hace que «sobren puertos, aeropuertos, autovías y aves», que permiten dudar si la inversión realizada se corresponde con la utilización.

Puede haber, sin embargo, una explicación para esa fuerte inversión y es que «un país no puede ser potente en turismo –como es España– si no tiene buenas infraestructuras, porque el turismo tiene una fijación espacial, es decir, hay que llegar a un sitio. Creo que esa puede ser la causa de que se haya fomentado tanto la construcción de infraestructuras».

En el caso de Asturias, Fernando Sánchez se refirió a la llamada área metropolitana, que «no necesita un nuevo organismo de gestión y ya cuenta con buenas carreteras, aunque algunas con sobrecarga, pero hace falta un transporte público rápido y eficiente, como el metro». El conferenciante citó específicamente el caso de Bilbao, similar en cuanto a una población próxima a las 800.000 personas, y lamentó que hagan falta dos horas de viaje entre dos puntos de Oviedo y Gijón en transporte público.

El gran inconveniente para el desarrollo de proyectos e iniciativas en Asturias, sin embargo, son las perspectivas poblacionales. El invitado ayer de Mijares Abogados dijo que «el panorama es desolador» porque «una sociedad sana tiene, al menos que mantener su población. Asturias tiene 1.033.000 habitantes y las previsiones, que se hacen en función de tendencias, y las tendencias pueden cambiar, apuntan a 932.000 habitantes dentro de 13 años, es decir, una pérdida de 100.000 habitantes. Los asturianos somos una especie en extinción. Hace treinta años que mueren más de los que nacen. Nadie tomó medidas y puede que sea muy tarde ya».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos