Pájaros para proteger las pumaradas

Una investigación de la Universidad de Oviedo concluye que pueden reducir los daños del pulgón en casi un 70%

Los pájaros insectívoros ayudan a controlar las plagas en las pumaradas
La comunidad de aves insectívoras de las pumaradas de sidra de Asturias abarca desde pequeños reyezuelos a pájaros carpinteros, pasando por los abundantes y frecuentes carboneros (de izquierda a derecha: pito real Picus viridis, carbonero común Parus major, reyezuelo listado Regulus ignicapilla). / Universidad de Oviedo
Laura Mayordomo
LAURA MAYORDOMOGijón

Un experimento comparando ramas de manzano excluidas de las aves mediante jaulas con ramas abiertas en los mismos árboles demostró que las aves insectívoras reducen de forma considerable la cantidad de insectos plaga y sus daños en las pumaradas. Fue solo una de las muchas pruebas realizadas por Daniel García, profesor del área de Ecología de la Universidad de Oviedo, y Marcos Miñarro y Rodrigo Martínez-Sastre, investigadores del área de Cultivos Hortofrutícolas y Forestales del Serida, para acabar concluyendo los muchos beneficios que los pájaros insectívoros tienen para el manzano de sidra. Por ejemplo, son capaces de reducir la cantidad de artrópodos en más de un 80%. Y en el caso de algunas plagas, como el pulgón ceniciento, disminuyen la tasa de daño sobre el manzano en casi un 70%.

El estudio se centró en 25 pumaradas de los principales concejos sidreros de la región. Mediante experimentos de campo y observaciones directas comprobaron el efecto de las aves en la abundancia de insectos y otros artrópodos, como las arañas, sobre los manzanos en primavera. Según explicó ayer la Universidad de Oviedo en un comunicado, tanto las pumaradas como sus lindes naturales albergan una alta diversidad de aves insectívoras a lo largo de todo el año. Son, en total, cerca de treinta las especies distintas de pájaros de dieta eminentemente insectívora y de hábito arborícola que prestan un importante servicio ecosistémico.

Esa variedad va desde los minúsculos reyezuelos (con seis gramos de peso), capaces de rebuscar pulgones cenicientos y gorgojos de las flores en las ramas más finas, a los pájaros carpinteros, que limpian los troncos de pulgones lanígeros y pupas del gusano de la manzana. «Al menos seis especies de aves comunes (como el petirrojo o el carbonero común) representan el ‘núcleo duro’ de la comunidad aviar, ya que son las más frecuentes y abundantes a lo largo de casi todas las pumaradas», apunta la Universidad.El estudio determina también qué condiciona la biodiversidad de aves. Así, determina que las pumaradas en las que los manzanos tienen las copas más extensas y, especialmente, aquellas rodeadas por una mayor extensión de sebes y bosques albergan más aves insectívoras y más especies diferentes.

Un herrerillo común (Cyanistes caeruleus) incubando en una caja nido dentro de una pumarada.
Un herrerillo común (Cyanistes caeruleus) incubando en una caja nido dentro de una pumarada. / Marcos Miñarro

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos