«Pasamos la noche en vela, el fuego llegó a veinte metros de mi casa»

Fidel González señala hasta dónde llegaron las llamas en Arnizo, en Nembra. / JESÚS MANUEL PARDO
Fidel González señala hasta dónde llegaron las llamas en Arnizo, en Nembra. / JESÚS MANUEL PARDO

Fidel González, vecino de Arnizo, relata una lucha contra las llamas «con lo que teníamos a mano»

A. FUENTE ARNIZO.

«No hemos pegado ojo en toda la noche, la hemos pasado en vela». Así contaba ayer uno de los vecinos de Arnizo, Fidel González, su particular pesadilla. El suyo fue el pueblo de la parroquia allerana de Nembra que más cerca tuvo el fuego en sus casas. «Estuvimos pendientes de las llamas, que llegaron a estar a veinte metros de nuestra vivienda», añadía. El momento de mayor tensión lo vivió a las seis de la mañana, cuando se vio obligado a llamar a los bomberos, que estaban luchando en otros frentes. «Acudieron enseguida y pudimos sofocar la amenaza», decía con alivio. «Ahora solo espero descansar ya más tranquilo esta noche».

El incendio comenzó en la noche del martes. Las altas temperaturas y los fuertes vientos avivaron las llamas causando una gran alarma entre los vecinos del valle del Río Negro. El miércoles por la mañana se veía la alta columna de humo desde varios puntos del concejo, pero fue por la noche cuando los vecinos temieron ante la virulencia de las llamas, que se acercaron a Nembra, a Murias y al núcleo de Cao. No obstante, no hubo riesgo de que el incendio llegara a estas poblaciones. Aunque en Arnizo fueron los propios vecinos quienes ayudaron a combatir el fuego «con lo que teníamos a mano», remarcaba González. Al final, ardieron dos cuadras que estaban vacías.

El helicóptero del 112 se sumó por la mañana al trabajo de extinción que realizaron bomberos del parque de Proaza y de los trabajadores de dos empresas forestales. «Ya apenas queda fuego, algunos rescoldos», decía este vecino mirando al terreno, negro tras las llamas. Jesús García, presidente de la asociación vecinal de Nembra, destacó la labor de los servicios de emergencias, «que pasaron la noche peleando contra los diversos frentes avivados por el viento».

«Los incendios fueron espectaculares porque las llamas se avivaban con el fuerte viento»

El SEPA dio por extinguido el incendio ayer, poco después de las 15.30 horas. El alcalde de Aller, David Moreno, también valoró el trabajo de la Policía Local y la Guardia Civil.

Sin peligro para las poblaciones

Aunque algunos de los incendios registrados en Asturias se acercaron a poblaciones, lo cierto es que ninguna estuvo en peligro. Así lo indicó ayer el consejero de la Presidencia, Guillermo Martínez, que explicó que «en ningún momento hubo riesgo directo para las poblaciones. Los incendios fueron espectaculares en algunos casos, porque las llamas se avivaban con las fuertes rachas de viento y eran incendios en zonas muy altas que se veían perfectamente. Pero en ningún momento hubo un peligro real para las poblaciones. Además, estuvimos pendientes de ello durante toda la noche».

Martínez explicó que se mantenían siete incendios en la región. Había dos activos, en Fuentecaliente (Corvera) y Nembra (Aller), mientras que otros cinco estaban controlados, dos en Cangas del Narcea y uno en Ribadesella, Llanes y Allande. «Esperamos una evolución positiva, tanto por la labor de los equipos de extinción como por la mejoría de las condiciones meteorológicas, pues cesaron las fuertes rachas de viento que tuvimos ayer -por anteayer-», explicó. Además, esa mejoría del tiempo también permitió que pudieran volar los helicópteros de Bomberos de Asturias y colaborar en la extinción de los fuegos. Hoy podrían quedar apagados por completo, ya que se prevé que llueva de forma abundante en todo el Principado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos