Diez horas de registro en la casa del detenido por la muerte de Paz Fernández

Finaliza tras más de diez horas el registro de la casa del presunto asesino de Paz Fernández
Los agentes salen con bolsas del domicilio del detenido. / Hugo Álvarez

Agentes del cuartel de Luarca, con el apoyo de especialistas de la división científica llegados de Oviedo, y un perro traído de Madrid y especialista en detectar restos orgánicos han permanecido en la vivienda hasta última hora de la noche

D. S. FUENTE / R. MUÑIZ / I. GÓMEZNAVIA.

Javier Ledo, ha insistido este viernes en su inocencia, tras declarar en el juzgado de Luarca: «Me declaro inocente en todo momento», ha afirmado. Los agentes de la Guardia Civil han permanecido en el piso de Javier Ledo, el coañés que arrestaron esta mañana entre las nueve y las nueve y media como presunto autor de la muerte de la gijonesa Paz Fernández, durante más de diez horas. El registro domiciliario lo han realizado a lo largo del viernes agentes del cuartel de Luarca, con el apoyo de especialistas de la división científica llegados de Oviedo, y un perro traído de Madrid y especialista en detectar restos orgánicos. El examen del domicilio en la céntrica calle Hospital de Navia fue interrumpido solo entre las 13.30 y las 15.15 horas, cuando el sospechoso fue llevado al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Luarca, cuya titular, Marta Huerta Novoa, tiene asumido el caso de este asesinato.

El registro, palmo a palmo, finalizó a las 23.45 horas y ha levantado gran expectación en la zona. Los agentes de la división científica, ataviados con mono protector, de color blanco, han sacado del piso varias bolsas blancas para su análisis. Fuentes de la Guardia Civil aseguran que las diligencias siguen abiertas y que el plazo legalmente establecido para poner a todo sospechoso a disposición del juez instructor es de 72 horas, si bien confían en apurar el margen y someterle a interrogatorio judicial antes. Ledo, que esta mañana insistía ante las cámaras de televisión en su inocencia, tendrá después del interrogatorio una vista para la que su abogado defensor y el fiscal propongan las medidas cautelares que estimen oportunas, antes de que la magistrada decida si corresponde la prisión provisional, la libertad, o cualquier otro tipo de caución.

La detención

La Guardia Civil ha detenido este viernes en Navia al coañés Javier Ledo, de 42 años, como presunto autor de la muerte de la gijonesa Paz Fernández Borrego, cuyo cadáver apareció el martes en el embalse de Arbón. Ledo fue una de las últimas personas que vio con vida a la mujer y guardaba en su móvil los últimos mensajes que intercambió con ella el día que desapareció. En concreto, dos mensajes de voz en los que Paz le transmitía su preocupación, en un tono de claro nerviosismo.

El detenido ya había prestado declaración ante la Guardia Civil, que esta mañana registra su vivienda, localizada en la calle Hospital, en pleno casco histórico de la villa naviega. En la operación participan perros de la unidad canina de Madrid «en busca de restos Biológicos». Javier Ledo ha llegado a la zona esposado en un vehículo del Instituto Armado. Las diligencias serán trasladadas al juzgado de Instrucción de Luarca, que mantiene la investigación bajo secreto de sumario.

Ledo, que se sabía investigado por la muerte violenta de Paz Fernández Borrego, ha hecho pública su versión sobre la relación que mantenía con la mujer. Aseguró que ella le mandó un mensaje en el que se mostraba inquieta: «Javi, he quedado con un tío (en Navia), me dijo que me conocía y yo no lo conocía de nada». «Se fue, vaya chungo, y tiré 100 euros a la máquina (tragaperras). Me he quedado sin la pasta para la autocaravana, me faltan 100 euros. Vaya mal rollo».

Paz Fernández acudía con cierta frecuencia a Navia y tenía dos hijos. Llegó el 13 de febrero, poco antes de la hora de comer. Acudió a la pensión donde había reservado una habitación, un hostal al que acudía por segunda vez en menos de un mes. Después, se encontró con Ledo, fue al coche y subió las maletas a la habitación. Él la invitó, primero, a comer, pero ella rechazó la propuesta. Dijo que quería ir a descansar. Hacia las cuatro, según Ledo, me preguntó si estaba dormido. Volvieron a encontrarse en el bar de la pensión, donde tomaron algo antes de ir, hacia las cinco, a otro bar de Navia, donde se les vio juntos por última vez. «Luego yo me fui a preparar la cena y sobre las nueve la llamé y no me contestó», dijo Ledo horas antes de ser detenido.

Desde ese día, un amplio dispositivo buscaba a Paz Fernández, cuyo coche apareció estacionado junto al Hospital de Jarrio. Su perro, que siempre le acompañaba, apareció vagando por las calles de Navia al día siguiente, cuando comenzó la búsqueda de la gijonesa, que se centró en la zona del pueblo de Busmargalí, donde su registró la última señal de su móvil. No obstante, no se encontró ninguna pista y fue el pasado martes cuando su cuerpo salió a flote en embalse de Arbón.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos