Lastra ve «muchas posibilidades» para que los conductores no paguen en el Huerna en 2021

Vehículos en el peaje del Huerna. /J. B.
Vehículos en el peaje del Huerna. / J. B.

El presidente de Fade apoya la idea, aunque «no sea la primera necesidad» de la región. De la Roza teme que Fomento asuma las vías para establecer sus tasas

RAMÓN MUÑIZ OVIEDO.

Hoy empieza un cambio en las autopistas de pago. El Ministerio de Fomento, a través de la empresa pública Seittsa, asumirá la gestión de la R-4, radial entre Madrid y Ocaña. Es la primera de las siete concesionarias en quiebra que volverán a manos de la administración, por poco tiempo. El ministerio recordó ayer en un comunicado que trabaja para licitar de nuevo la explotación de estas vías antes de que acabe el año.

Menos definida es la suerte de las concesiones que expirarán a corto y medio plazo. En noviembre concluye el contrato por el cual Europistas cobra hasta 25,3 euros a quienes circulan entre Burgos y Armiñón. El año que viene Aumar perderá sus derechos sobre Sevilla-Cádiz, Tarragona-Valencia y Valencia-Alicante. El ministro Íñigo de la Serna anunció que no renovará las concesiones y quiere pactar con el resto de formaciones qué hacer con ellas. Es decir, si libera del peaje a las infraestructuras, las vuelve a licitar o busca otros modelos de gestión público-privada.

En ese río revuelto el Principado ha recuperado una vieja ambición: suprimir el peaje del Huerna (AP-66). El consejero de Infraestructuras, Fernando Lastra, explicitó ayer la propuesta en el Forum de EL COMERCIO. «Lo que propongo es que en 2021 los usuarios no paguen peaje», dijo. La fecha era la que tenía inicialmente la concesión de la autopista Campomanes-León «hasta que en 1999 se prorrogó por 29 años», recordó. Ahora que Fomento está redefiniendo el sector «debemos incorporar la solución asturiana» al debate, apuntó Lastra.

El consejero evitó entrar en las críticas que le dedicó el secretario general de Foro Asturias, Francisco Álvarez-Cascos, quien considera el asunto una «pillería política de precampaña electoral». «No se trata de ser más pillo o audaz, al contrario, se trata de ser más tolerante y dialogante», replicó Lastra. «Nadie tiene que estar incomodo ante este planteamiento», invitó. Lo que propone, insistió, es explorar «cuál es la negociación que se puede llevar a cabo con la concesionaria y el ministerio para solventar lo que puede ser interpretado en términos de agravio». Sin decantarse por una fórmula, sí expresó que «hay muchas posibilidades de discutir esta situación».

El planteamiento más deseado por los conductores es el más costoso. Pasaría por un rescate de la concesión. En 2008 la entonces presidenta de la concesionaria, Rosa Aza, valoraba en 1.300 millones la renuncia a los derechos que tiene Aucalsa sobre la AP-66 hasta el 17 de octubre de 2050. La cifra se antoja hoy difícil de abordar. La presión política sí podría conseguir, como alternativa, un sistema de bonificaciones más generoso.

Entre las tres más largas

Argumentos hay para analizar el asunto «en términos de agravio», como dice Lastra. La AP-66 y las gallegas AP-9 y A-53 son las autopistas que, a base de prórrogas, han alcanzado el más largo plazo de concesión, con un total de 75 años. Según el último informe de Fomento sobre el sector, la tarifa de Aucalsa es la tercera más alta del país, con una media de 0,1596 euros por kilómetro. Tendría que rebajar sus precios un 22,5% para estar en la media del resto de peajes. Por cierto que según el mismo estudio, la autopista más cara es la AP-6, por la que también pasan los asturianos en su viaje a Madrid.

Ese lastre en las comunicaciones con la capital propicia que el empresariado se alinee con la propuesta de Lastra, aunque con cautelas. «Fade siempre apoyará cualquier medida que suponga una mejora en la competitividad», explicó el nuevo presidente de la patronal, Belarmino Feito, en el Fórum de EL COMERCIO. «Sin ser la primera de las necesidades de Asturias, lo respaldamos sin que nos distraiga de otras cuestiones», abundó.

«Tengo serias dudas de que se acabe consiguiendo», expresó por su parte Ovidio de la Roza, presidente de la Confederación Española de Transporte de Mercancías, que incide en que el ministerio «ha dicho que no va a prorrogar concesiones, pero eso no significa que las rescate; me temo que lo que tendremos sean peajes gestionados por el Estado, quizás más blandos, pero peajes».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos