El pequeño comercio mira a internet

Las tiendas de ropa apuran las últimas rebajas de verano.
Las tiendas de ropa apuran las últimas rebajas de verano. / L. A. R.

Las tiendas de ropa ven en la especialización una vía de escape a la venta 'online' | Los comerciantes afirman que el mal tiempo empañó la temporada estival de rebajas. «Con tanto frío fue difícil dar salida a las prendas»

LORETO BARBÓN GIJÓN.

El fin de las rebajas reguladas, con fechas preestablecidas de inicio y de fin, está modificando la manera de comprar de los asturianos y, también la visión de los comerciantes a la hora de hacer balance una vez concluida la temporada de verano. Desde que se ha liberalizado el periodo de oferta, ya no hay ese pistoletazo de salida que se traducía en un gran volumen de ventas, sobretodo, en los primeros días de julio.

La meteorología juega un papel cada vez más importante en el devenir de los negocios y los comerciantes del sector textil son conscientes de ello. «Fue difícil dar la salida a las prendas veraniegas de diario, ya que el tiempo no acompañó y, además, entre los clientes no se notaba esa 'alegría' que anima a la gente a comprar», asegura Pelayo Gutiérrez, de la Unión de Comerciantes de Oviedo, quien reconoce que, debido a San Mateo, los compradores se están animando a entrar en las tiendas. «Cuando no llueve y las temperaturas se mantienen agradables, vendemos alguna prenda del verano, aunque también tenemos avance de otoño. De todas formas, la nueva temporada no está aún muy definida y creo que hasta que no tengamos un tiempo plenamente otoñal no se empezará a demandar, aunque no podemos asegurarlo del todo, pues el mundo del comercio es caprichoso y poco predecible», abundó Gutiérrez.

Similar opinión muestran los comerciantes de Gijón, aunque reconocen que el periodo estival de rebajas ha sido «un poco mejor que el del año pasado gracias al turismo». «Hemos tenido la suerte de que en agosto hubo bastante gente y eso ayudó a que se incrementan las ventas pese a que el tiempo no fue del todo veraniego», comenta David Argüelles, presidente de la Unión de Comerciantes en el Principado. Con todo, para Argüelles, además de la meteorología, una de las principales dificultades a las que se enfrentan los comerciantes es internet. «Ahí podemos encontrar un periodo constante de rebajas y numerosas tiendas en las que comprar un mismo producto. La gente va a buscar el mejor precio, como es lógico, y es precisamente ahí, en los múltiples chollos que se pueden encontrar en internet, donde empiezan nuestros problemas», advierte. «En cada país tienen una legislación y unos impuestos diferentes con los que los pequeños comercios no podemos competir. No tenemos las mismas armas», lamenta el presidente de la Unión de Comerciantes de Asturias, quien aconseja que la mejor defensa es «que cada comercio tenga su propia página web para publicitarse y gestionar las ventas».

Cambiar de rubro

Las rebajas llevan cinco años liberalizadas pero los comerciantes hablan del «estallido de la burbuja textil. Ha pasado igual que con el 'boom' de la construcción durante la crisis y muchos comercios han tenido que echar el cierre», lamenta Pelayo Gutiérrez, de la Unión de Comerciantes de Oviedo, quien señala que las tiendas «supervivientes» han salido adelante porque han encontrado una «vía de escape» en la especialización.

En el caso de Gutiérrez, su establecimiento dejó de dedicarse a la peletería para entrar de lleno en el mundo de la sastrería. «Tal y como están las cosas, la gente no puede permitirse gastar quinientos euros para comprarse una cazadora de piel, pero sí invertirá el dinero en vestirse para una boda», explicó Argüelles, gerente de la sastrería Boutique Bernardo. «La verdad es que nos está yendo muy bien vistiendo novios y este año ha sido particularmente bueno, porque el novio trae al padrino y éste a algún amigo», explica Argüelles. Así y todo, aún obteniendo buenos resultados, no hay que bajar la guardia. «Aunque el negocio marché bien es importante mantener los anzuelos bien colocados en el escaparate, independientemente de si hay rebajas o no».

Para el presidente de la Unión de Comerciantes de Asturias el sello de identidad de cada establecimiento es clave y, por ese motivo, «recomienda no perder el espíritu de lucha» a través de internet. «Para hacer frente al exceso de rebajas que hay en la web hay que defenderse a través de la identidad de cada tienda en el comercio 'on line'. Hoy en día, la gente opta por la comodidad de este tipo de compras, que desfavorecen aún más al pequeño comercio si no se hace con un hueco en internet», advierte Argüelles, quien también es gerente en Ski Service, un comercio gijonés especializado en deportes donde «si quieres un producto concreto puedes adquirirlo directamente en el establecimiento o a través de su página web».

Fotos

Vídeos