Los asturianos, los que más gastan en comer y beber

En la región se consume más carne y pescado y menos agua con gas y el desembolso anual es de 1.678 euros, superando a los vascos

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

El 'Informe del consumo de alimentación en España 2016', editado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, no deja lugar a la duda. Los asturianos encabezan la lista no solo del consumo per cápita (en kilos y litros) de alimentos, sino también del gasto que supone. El año pasado cada asturiano se gastó 1.678,9 euros en un total de 709 kilos o litros de alimentos y bebidas, a bastante distancia de la media nacional, situada en 662,6 kilos y 1.528,4 euros. Lo curioso es que los canarios son los segundos en consumo, con 706,8 kilos, pero solo gastan 1.409,3 euros, mientras que los vascos, segundos en gasto, han de invertir 1.660,3 euros para hacerse con 614,2 kilos de alimentos.

Pero este informe también indica qué productos son los que más compran los ciudadanos, con lo que se podrían deducir los gustos que hay en cada región. Aunque pudiera parecer lo contrario, las estadísticas indican que los asturianos no se distinguen precisamente por el consumo de carne, con independencia de que sean pocos los que se puedan resistir a un buen cachopo, pero sí están a la cabeza en el consumo de pescado fresco. El Principado también encabeza el ránking de productos como las patatas, el pan, la pastelería o el queso, entre otros. Eso sí, todo bien cocinado y aliñado con aceite de oliva.

Lo que más consumen los asturianos

¿Qué es lo que menos entra en la cesta de la compra de los asturianos? Las frutas y hortalizas tienen poca presencia, pero lo que realmente rechazan los consumidores de la región son cierto tipo de bebidas, como los zumos, el agua con gas, la tónica o la cerveza sin alcohol. Como curiosidad, el informe solo indica una bebida alcohólica poco apreciada en Asturias, como es el ron. El anís sí parece del gusto de los asturianos, junto a los vinos espumosos y gasificados, los refrescos de naranja o las bebidas isotónicas. El informe, no hace referencia alguna a la bebida asturiana por excelencia, como es la sidra.

El estudio del ministerio explica que el consumo per cápita en España fue, como ya se ha dicho, de 662,5 kilos/litros el año pasado. Pero un dato interesante es el que hace referencia a cuánto se consume dependiendo del tipo de hogar. Los datos reflejan que los adultos independientes disparan ese consumo, alcanzando los 1.015 kilos, seguidos por los retirados, que llegan a los 945,7. En el otro lado de la balanza se sitúan las parejas con hijos pequeños, con un consumo de solo 427,3 kilos, seguidos por las parejas con hijos de una edad media (500,4) y los hogares monoparentales (542,7).

Lo que menos consumen los asturianos

Y ¿dónde se compran todos estos productos? El consumidor se decanta por el supermercado, que asume el 45,1% del volumen total, aunque en especial en productos no frescos. Para los frescos, los consumidores prefieren el comercio especializado o la tienda tradicional, ya que les ofrece cercanía, calidad de los productos y buenos precios.

Otro aspecto que analiza el informe es el desperdicio alimentario en los hogares españoles, que descendió un 6% con respecto al año anterior, es decir, 80,1 millones de kilos o litros menos. Si bien, prácticamente todas las categorías de alimentos registraron un descenso en la cantidad desperdiciada, las frutas fueron las únicas que subieron y lo hicieron en 30 millones de kilos.

¿Qué dicen los consumidores sobre cuándo tiran alimentos y bebidas a la basura? Pues la gran mayoría asegura que lo hace cuando el producto ha caducado y hay riesgo para la salud o cuando su sabor es rancio, mientras que la opción menos reflejada por los consumidores es la que hace referencia a cuando ha pasado la fecha de consumo preferente, aunque no haya riesgo para la salud.

Fotos

Vídeos