Las pioneras, dos mujeres que se matricularon en Ciencias y Filosofía y Letras en 1914

Hasta entonces, solo podían entrar en las universidades como estudiantes privadas

L. M. GIJÓN.

El universitario fue territorio exclusivamente masculino hasta hace apenas un siglo. Ese escenario comenzó a cambiar tras la publicación, en 1910, de una Real Orden del Ministerio de Instrucción Pública, dirigido por el Conde de Romanones, que autorizaba la matriculación de mujeres en todos los centros docentes. Hasta entonces, solo podían entrar en las universidades como estudiantes privadas. Para inscribirse como alumnas oficiales necesitaban el visto bueno expreso del Consejo de Ministros.

Aunque a través de la Extensión Universitaria la institución académica asturiana ya se había acercado a colectivos como el de las jóvenes obreras, la incorporación de las mujeres a las aulas no fue una realidad hasta cuatro años después. Las pioneras se matricularon, una en la Facultad de Ciencias y otra en la de Filosofía y Letras, en el curso 1914-1915. Otras dos lo hicieron también ese mismo año, en Ciencias, pero en enseñanzas no oficiales. «Este arranque no va a suponer una incorporación exponencial de la mujer a la Universidad ni mucho menos», indica la profesora Ana Quijada, técnico de Patrimonio Histórico y Bienes Culturales de la Universidad de Oviedo, que este año tiene un papel protagonista en la campaña organizada con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

En un vídeo en el que repasa el devenir de la incorporación de la mujer a la Universidad de Oviedo, recuerda que no fue hasta el curso 1919-1920 cuando la Facultad de Derecho contó con su primera alumna oficial. Se llamaba María Luisa Castellanos y, aunque no llegó a finalizar sus estudios, tras casarse y fijar su residencia en México «trabajó como maestra y siguió escribiendo».

La primera catedrática

Hay que dar un salto de una década para encontrar en los registros oficiales un nombre femenino en la nómina de docentes. Las dos primeras profesoras se incorporaron en el curso 1931-1932, en la Facultad de Ciencias. Y en 1962 Carmen Virgili se convirtió en la primera mujer catedrática de la Universidad de Oviedo. Lo fue, en Estratigrafía y Geografía Histórica, diez años después de que lo consiguiera la primera mujer en toda España, en la Universidad de Madrid.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos