El 41% de los pisos turísticos, ilegales

El Principado detectó 295 sin permiso, pero solo ha sancionado a 52 propietarios | Ciudadanos exige un nuevo plan de inspección en colaboración con los municipios líderes en alojamiento para evitar «la competencia desleal»

CHELO TUYA GIJÓN.

«Tres de cada cuatro pisos de alquiler turístico carecen de permiso en vigor del Principado». Un informe realizado por EL COMERCIO el pasado mes de agosto confirmaba los peores augurios del sector. Hoteleros, propietarios de casas rurales y de campings venían alertando de la competencia desleal que les causaba el boom de viviendas privadas que se alquilaban como alojamiento de ocio.

Para frenarla, un año antes, en agosto de 2016, el Gobierno del Principado había aprobado un decreto en el que obligaba a los propietarios de estas viviendas a darse de alta en un registro y cumplir determinados requisitos. Para ser considerado Vivienda de Uso Turístico (VUT), un piso no solo debía estar en perfectas condiciones, sino tener permiso de la comunidad, tributar en Hacienda y tener un seguro de más de 150.000 euros. De las 398 solicitudes presentadas, solo 74 tenían permiso en vigor. En las plataformas digitales había 306 alojamientos disponibles.

«Hemos revisado 707 anuncios en diferentes webs desde enero y hemos verificado la inscripción de 412 viviendas y la no inscripción de 295. De estas verificaciones se han abierto expedientes, 52 han culminado en sanción». Así lo aseguró ayer el consejero de Industria, Empleo y Turismo. Isaac Pola contestaba a una pregunta del portavoz de Ciudadanos en materia turística. Armando Fernández llevó a la Junta las protestas de empresarios turísticos y agencias de viajes y exigía respuestas al consejero socialista.

Pola actualizó los datos facilitados por él mismo en septiembre, durante una comparecencia, en la que además de indicar que se revisarían los anuncios de internet, aseguró que el departamento de inspección realizó «2.940 inspecciones entre enero y agosto, de las que 1.873 fueron para control y verificación de la normativa turística de inicio de actividad y 1.021 para la detección de prestaciones clandestinas de productos turísticos, como alojamiento o intermediación».

Confirmó, además, el consejero el crecimiento de esta modalidad de alojamiento. «Antes del decreto de agosto de 2016 teníamos 421 viviendas vacaciones, reguladas con el decreto de 2003. Tras el decreto, se recibieron 641 solicitudes, de las cuales 328 eran viviendas de uso turístico». Hoy, su propio registro dice que son 466 las VUT de Asturias. De ellas, solo 79 tienen permiso vigente. Cuatro han sido dadas de baja y el resto figuran 'en tramitación'.

Una situación que no gusta a Armando Fernández. El portavoz de Ciudadanos aseguró que «tenemos que lograr un turismo de calidad, con empresas rentables y que generen empleo también de calidad», algo que no pasa por multiplicar la oferta de viviendas turísticas. «En Asturias vamos por detrás del resto de comunidades, peso a nuestras cifras de récord, tenemos menos que otros. Pero, eso puede ser bueno para no cometer los mismos errores que han cometido ellos».

«No sé cuántos inspectores hay»

Entre esos errores, para Fernández está la falta de inspección. «No me ha dicho cuántos inspectores tiene, consejero». «No dispongo ahora de ese dato», le respondió Pola ante la sonrisa irónica del diputado. «Creemos que solo son cinco, tras la jubilación de uno de ellos», apuntó tras la sesión plenaria.

Esa falta de personal le llevó a anunciar que presentarán un plan «para que el Principado firme acuerdos de colaboración con los ayuntamientos más turísticos. Está claro que la oferta desborda la capacidad de inspección. Principado y ayuntamientos deben ir de la mano», dijo.

Fotos

Vídeos