El Principado obliga a declarar las palmeras de Asturias ante la plaga del picudo rojo

El escarabajo picudo rojo, presente en Asturias, se alimenta vorazmente de las palmeras

Los propietarios deberán asumir los costes que suponga el tratamiento o erradicación de las plantas afectadas

Marco Menéndez
MARCO MENÉNDEZGijón

El Principado ha declarado la presencia de la plaga del picudo rojo de las palmeras en todo el territorio asturiano, lo que conllevará una serie de obligaciones para todos los propietarios de palmeras susceptibles de ser atacadas por esta especie invasora, procedente del sur de Asia. Se trata de una plaga de declaración obligatoria por la Unión Europea, por lo que esta medida, aunque es transitoria, estará vigente mientras no cambie la postura comunitaria, aunque se prevé una vigencia mínima de tres años.

Una de las cuestiones a tener en cuenta es que tanto las medidas de inspección como de erradicación de la plaga conllevarán unos gastos que correrán a cargo de los propietarios de las palmeras, ya que no afecta a producciones primarias, sino a plantas decorativas y de jardinería.

Aquellos propietarios de ejemplares de ser susceptibles de ser atacados por el picudo rojo deberán comunicar a la consejería de Desarrollo Rural la localización exacta de todos los ejemplares. Para ello, se ha confeccionado un modelo de registro en el que se han de señalar las coordenadas GPS de cada palmera. Además, también deberán aplicar medidas preventivas y, en su caso, proceder a la eliminación de las plantas afectadas.

Otras obligaciones a las que deberán hacer frente los propietarios son comunicar a la administración la aparición de síntomas de ataque en las plantas, permitir el acceso de los técnicos a los ejemplares afectados para realizar prospecciones y permitir la evaluación de esos síntomas, y controlar que las labores de poda que se ejecuten se realicen siguiendo las recomendaciones del Principado.

La presencia de este coleóptero es tan peligrosa para el medio ambiente que se prohibe la plantación y transporte de especies sensibles si no van acompañadas del pasaporte fitosanitario, al tiempo que aquellas que sean transplantadas deberán ser sometidas a un tratamiento previo y a otros fitosanitarios posteriores de forma periódica.

A finales de noviembre de 2017, las autoridades del Principado comunicaron al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, y a la Dirección General de Biodiversidad la presencia del picudo rojo en dos fincas particulares de Oviedo y en cuatro del municipio de Siero.

Los ayuntamientos serán los encargados de difundir estas normas entre la ciudadanía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos