El Plan Demográfico cifra en 360 millones la inversión para bajar el paro de larga duración

Varias personas acceden a una oficina del Servicio Público de Empleo, en Oviedo. / MARIO ROJAS
Varias personas acceden a una oficina del Servicio Público de Empleo, en Oviedo. / MARIO ROJAS

El Gobierno regional prevé que las empresas reciban ayudas a la formación si contratan al 50% de los alumnos que pasen por sus instalaciones

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

El problema demográfico de Asturias tiene muchos factores y uno de ellos es la despoblación que sufre la región por falta de oportunidades laborales. Eso hace que muchos asturianos abandonen el Principado en busca de trabajo, pero al tiempo impide una inmigración que equilibraría la balanza. Los datos son más que elocuentes. Según el Servicio Público de Empleo Estatal, a principios de octubre había en Asturias 76.071 parados, de los que 37.263 no recibían prestación por desempleo y se les consideraba ya parados de larga duración.

A todas esas personas solo les quedan las ayudas del Plan Prepara (Programa de Recualificación Profesional), que durante seis meses concede una prestación de 400 euros -450 si el beneficiario tiene tres o más personas a su cargo-. Una vez finalizada esa ayuda, queda el programa PAE (Programa de Activación para el Empleo), con unos 426 euros mensuales durante medio año; la Renta Mínima de Inserción, cuya cuantía depende de la comunidad autónoma; y las ayudas de emergencia social, que las conceden los Servicios Sociales municipales.

Más información

Es para hacer frente este panorama por lo que el 'Plan Demográfico del Principado de Asturias 2017-2027' otorga la mayor cuantía de los 2.257 millones de euros de inversión total prevista a las acciones de dinamización económica y tecnologías de la información y la comunicación, con 822,1 millones. De ellos, 360 están dirigidos a los parados de larga duración, a través de dos actuaciones concretas. Por un lado, hay una previsión de 240 millones para desarrollar acciones de formación para desempleados de larga duración mayores de 25 años (Programa Actívate) y ayudas a las empresas para formación con compromiso de contratación del 50% del alumnado. Por otro lado, otros 120 millones irían dirigidos a fomentar la contratación de personas desempleadas, personas en situación de exclusión social e implementar planes para las personas en desempleo de larga duración.

El plan destaca que una coyuntura económica favorable y un empleo estable y de calidad permiten la consolidación de las familias y favorecen los procesos migratorios. Las claves para conseguirlo pasarían por la formación, la innovación, el emprendimiento, la actividad empresarial y, por supuesto, la incorporación al mercado laboral. Todo ello está íntimamente relacionado con disponer de unas tecnologías de información y comunicación de calidad, accesibles y bien distribuidas, sin olvidarse de las zonas despobladas.

En materia de formación, además del citado Programa Actívate, el plan demográfico habla de formación continua para la adaptabilidad y recualificación profesional de los trabajadores, de convocatorias públicas para la orientación profesional y de ayudar financieramente a los ayuntamientos para que promocionen la cultura emprendedora y empresarial.

La previsión presupuestaria en materia de transferencia del conocimiento alcanza los 177,7 millones de euros, y las partidas más importantes son las destinadas a líneas de subvenciones a empresas para I+D+i dirigidas al impulso de sectores de nueva demanda futura (72,6 millones), la concesión de préstamos para proyectos de inversión innovadores y actuaciones de I+D+i y aumentar el porcentaje de financiación pública en sensibilización, dinamización, asesoramiento y financiación de proyectos innovadores (55 millones) e impulsar los centros tecnológicos para la investigación (46,2).

Jóvenes y mujeres

Para consolidar la actividad empresarial, se prevé poner atención específica en jóvenes y mujeres para el emprendimiento, con un acompañamiento experto y ayuda financiera y de inversión en las 'starts ups' tecnológicas y empresas innovadoras. Todo ello completado con un servicio de información integral sobre financiación y apoyo público a los proyectos, el asesoramiento tecnológico, programas específicos para el comienzo o líneas de crédito de rápida concesión a pymes y autónomos. De esa manera se pretende favorecer la contratación de investigadores, impulsar la económica social y la contratación de desempleados, entre otros aspectos.

La otra pata de este plan pasaría por las infraestructuras y tecnologías de la información y la comunicación, para lo cual es fundamental ampliar y mejorar la cobertura y la calidad del servicio tanto en telefonía móvil como en banda ancha, ampliando las infraestructuras necesarias. Pero al tiempo es necesario avanzar en la alfabetización digital, desarrollar proyectos de investigación y desarrollo tecnológico e impulsar la economía digital en todas las áreas económicas. En definitiva, profundizar en las posibilidad del internet de las cosas para mejorar la vida de los ciudadanos.

Fotos

Vídeos