El Pleno de Avilés reivindicará ser la sede de la futura titulación

Xixón Sí Puede insta al Ayuntamiento a «hacer valer las prerrogativas» para acoger la nueva oferta formativa

C. DEL RÍO / I. VILLAR / S. G. ANTÓN AVILÉS / GIJÓN.

Si el miércoles era el equipo de gobierno de Gijón el que recordaba sus aspiraciones de que la ciudad acogiera el grado en Educación Física, ayer tomaban la palabra los grupos de la oposición. Y fue Xixón Sí Puede quien mayor malestar exhibió ante la posibilidad de que este grado pueda acabar en Mieres y no en el campus gijonés. También en Avilés comenzaban los primeros movimientos para postularse como sede de esta titulación.

«Alguna vez la Universidad debería devolver a la ciudad lo que Gijón le da», planteaba Mario Suárez del Fueyo, portavoz de Xixón Sí Puede, quien aludió directamente al convenio que el Ayuntamiento firmó con la institución académica. «El más generoso, el convenio más potente que tiene la Universidad de colaboración o financiación es el del Ayuntamiento de Gijón», defendió Suárez del Fueyo. Se trata de un convenio en virtud del cual Gijón aportará en los próximos tres años un millón y medio de euros. Pero además de a la cuantía de este acuerdo, el portavoz de Xixón Sí Puede apeló a otras cuestiones, como la obtención por parte de Gijón de la distinción de Ciudad Europea del Deporte, en 2016. «Mieres lo reivindica porque su campus tiene pocas especialidades, pero la ciudad del deporte lo es Gijón», defendió, además de recordar que en Avilés ya cuentan con una escuela deportiva (un Centro Integrado de Formación Profesional del Deporte). «El lugar más adecuado es Gijón», recalcó Suárez del Fueyo, quien instó al Ayuntamiento que preside Carmen Moriyón (Foro) a «hacer valer sus prerrogativas». «Sin entrar en localismos de ningún tipo, debería optarse a que ese grado se ubique en Gijón», reivindicó.

Más críticos contra los responsables municipales fueron en las filas populares, que apuntaron directamente a la existencia de una sensación de «malestar» en la Universidad con el equipo de gobierno por cómo se desarrolló la negociación del último convenio, además de vincularlo a la polémica abierta en torno al equipo científico del Jardín Botánico. «Viendo cómo la han tratado, normal que la Universidad se quiera ir a otro lado», sentenció el portavoz del grupo municipal del PP en Gijón. También cargaron los populares contra algunas de las iniciativas recogidas en el convenio, como el programa de recuperación de la memoria oral, introducido a instancias de Xixón Sí Puede. «Seguro que en la Universidad dicen 'para que me utilicen, paso'», apostillaron los populares.

Ganemos impulsa una moción, bien acogida por el resto de grupos municipales, para que Avilés acoja el grado «Alguna vez la Universidad debería devolver a Gijón lo que le da», afirma Del Fueyo El PP gijonés cree que la institución está molesta por cómo se negoció el último convenio

Y en las filas de Izquierda Unida y Ciudadanos, se apostaba por dejar la decisión en manos de la Universidad, dejando a un lado los «localismos».

«Es completamente secundario la ubicación de estos estudios, lo importante es asegurarse de que a la hora de implantar nuevas titulaciones la Universidad de Oviedo atienda a criterios objetivos como el coste, la demanda potencial existente y la de nuestro tejido productivo», planteó José Carlos Fernández Sarasola, portavoz de Ciudadanos. «No hay que entrar en guerras locales, es una decisión de la Universidad», decía Aurelio Martín, portavoz de IU.

Instalaciones ya construidas

Y mientras, en Avilés, los diferentes grupos municipales empiezan ya a trabajar en una moción conjunta que llevarán al próximo Pleno municipal, a instancias de Ganemos, en la que reclaman que el grado vaya a esta ciudad.

Aunque todavía no se conoce el contenido exacto de la moción, este periódico ha podido saber que se basará en que Avilés y su comarca ya cuenta con numerosas instalaciones construidas. Entre ellas, citan el embalse de Trasona, en Corvera, los campos de La Toba y el complejo de El Quirinal. Sostiene Ganemos -en un discurso que ven con buenos ojos el resto de los grupos, socialista, en el equipo de gobierno incluido- que poco o nada habría que construir. Además de estacar el impulso que implicaría para Avilés, donde, remarcan, se podrían implantar «de inmediato» en una ciudad que, además, cuenta con un Centro Integrado de Formación Profesional del Deporte.

Fotos

Vídeos