La población escolar en el Principado bajó en 12.300 niños y jóvenes en cinco años

Genaro Alonso saluda al presidente del Consejo Escolar, Alberto Muñoz, antes de la presentación. / D. MORA
Genaro Alonso saluda al presidente del Consejo Escolar, Alberto Muñoz, antes de la presentación. / D. MORA

Ante el descenso del 6% de la matrícula, el Consejo Escolar pide reducir «de forma sustancial» la cifra de alumnos por aula, pero Educación ve «difícil mejorar más las ratios»

ELENA RODRÍGUEZ OVIEDO.

La población asturiana en edad escolarizable (de 0 a 24 años) disminuyó un 6% entre 2010 y 2015. Así lo recoge el informe 'Estado y situación del sistema educativo asturiano', presentado ayer por el presidente del Consejo Escolar de la región, Alberto Muñoz, junto con el consejero de Educación, Genaro Alonso, y que se ciñe al curso 2014-2015, pues el órgano trabaja «con datos cerrados, nunca con provisionales». En términos absolutos, supone que, al final de ese quinquenio, la comunidad contaba con casi 12.300 estudiantes menos (12.279, exactamente). Esta evolución hace que el Principado tenga el porcentaje de población en edad escolarizable más bajo de todo el país (18,5% frente al 24,8% de media).

El tramo que registró una disminución mayor fue el de 20-24 años, con 12.336 alumnos menos, seguido de la franja 15-19, con un retroceso de 4.764, y el de 0-4, con una bajada de 923. Por contra, hubo incrementos en 5-9 (3.827) y en 10-14 años (1.917).

Se da la circunstancia de que en esta ocasión y por primera vez el Consejo Escolar concluye el informe con una serie de propuestas y la primera que destacó su presidente fue la necesidad de bajar las ratios del número de alumnos por aula -en Infantil, 23 en la pública y 25 en la concertada; 25 en Primaria y Secundaria y 30 en Bachillerato, en la actualidad-. Alonso señaló, no obstante, que ve «difícil» mejorar esas ratios, pues, dijo, «ya están por debajo de lo que preceptúa la LOMCE y debajo del promedio». «Incluso si tomamos en cuenta nuestra singularidad de zona rural, la media está en 18,5. Comprendo la reivindicación de que, a menor ratio, más calidad educativa y mejor convivencia, pero veo difícil mejorarlas», insistió.

El informe - «fundamentalmente descriptivo»- pone de manifiesto las fortalezas del sistema, pero también las debilidades. Entre las primeras, ambos destacaron que la tasa de abandono temprano (la población entre 18 y 24 años que no ha acabado la ESO y no sigue ningún tipo de formación) estaba en el 16,8%, porcentaje 3,2 puntos por debajo de la media española (20%) y muy cercano al objetivo que se ha marcado la UE para 2020: situar ese índice en el 15%. Asturias es más ambiciosa ya que quiere bajar al 12%.

Las tasas de idoneidad -el porcentaje de alumnado que está matriculado en el curso que le corresponde, que no ha repetido- «superan la media nacional». A los ocho años es del 95,2%, a los diez, del 91,6%; a los doce, del 87,2%; a los catorce, del 75,5% y a los quince, del 68,5%.

También comentó Alberto Muñoz «la buena posición de Asturias» en cuanto a la tasa bruta de titulación en ESO. Mide la relación de los que logran el título, independientemente de su edad, con respecto a los alumnos de quince años, los escolarizados en cuarto de la ESO. «Y en este aspecto somos los primeros del país, con un 86,2%, y los segundos, por detrás del País Vasco, en Bachillerato (64,4%) y en FP (34,2% en grado medio y 38,9% en superior).

No quiso dejar al margen los resultados en los informes PISA (cuarto de la ESO) y TIMMS (cuarto de Primaria), «en la media de la UE y la OCDE y superiores a la media nacional», aunque Muñoz apuntó que «en PISA hay margen de mejora en los niveles de competencia más altos».

El tramo de dos años

Y a esos márgenes de mejora se refirieron los dos. Porque los hay en la escolarización de los niños de dos años, ya que el porcentaje en la región está en el 29,4%, frente al 55,5% de España. Éste es uno de los objetivos de la consejería, que plantea poner en marcha un plan experimental para incorporar a críos de esta edad en colegios donde haya espacios disponibles. Otro es la participación de los adultos en el aprendizaje permanente, con solo un 8,9%, aún lejos del propio propósito regional (12%) y del europeo (15,2%).

Además de la bajada de las ratios, el Consejo Escolar ha hecho otras 42 propuestas más. Entre ellas, avanzar en la eliminación de barreras arquitectónicas, fomentar y divulgar los proyectos docentes innovadores «para dotar de recursos y referentes a otros centros», revertir los recortes en atención a la diversidad, abrir los centros por la tardes para actividades y atender a los niños con dificultades, además de que «se libere a las familias del pago de los libros».

Fotos

Vídeos