La presión por la gripe «cede un poco», pero la plantilla sanitaria se muestra «agotada»

Sala de espera repleta de pacientes en el centro de salud Puerta de la Villa, en Gijón. / PALOMA UCHA
Sala de espera repleta de pacientes en el centro de salud Puerta de la Villa, en Gijón. / PALOMA UCHA

Los médicos piden más personal ante el aumento de la demanda asistencial. «La próxima semana será muy dura» ya que la epidemia seguirá al alza

ÓSCAR PANDIELLO GIJÓN.

«Un poco más aliviados pero conscientes de que la semana que viene será muy dura». Así resumió una de las profesionales del Hospital de Cabueñes la jornada de ayer. Después de varios días «colapsados y sin margen de maniobra para atender a los pacientes», durante la víspera de Reyes se vio menos afluencia en las urgencias de hospitales y centros de salud asturianos. Esto, sin embargo, no relaja a los trabajadores de los centros sanitarios, que asumen que días como el de ayer «hacen que la gente se centre en los actos sociales, aunque los problemas de estos últimos días siguen estando ahí», subraya la médica del hospital gijonés.

En el HUCA, que el pasado martes batió su récord histórico de pacientes atendidos en urgencias (con 550 enfermos), ayer contaron un «un día más tranquilo que los de esta semana», reconoce Pablo Rubianes, uno de los profesionales del hospital ovetense. «No ha sido la catástrofe de principios de semana, algo con lo que ya contábamos al tener encima una celebración tan potente como esta», explica. La plantilla sanitaria, añade, acumula un notable cansancio tras el ajetreo de los últimos días: «La gente está agotada y, pese a ello, está colaborando mucho al no pedir días libres que les correspondían. Lo primero son los pacientes y la respuesta está siendo importante», asevera. A media tarde, el equipo médico de urgencias del HUCA ya había atendido a más de 200 personas. El miércoles y el jueves, la jornada concluyó con 350 adultos atendidos.

Sesenta supletorias en Gijón

La epidemia de gripe, que ya se ha confirmado como la más virulenta de la década según los datos que maneja la Consejería de Sanidad, ha dejado un panorama similar en Cabueñes, en Gijón, que desde hace días deriva pacientes al Hospital de Jove. «A primera hora teníamos instaladas sesenta camas supletorias: treinta para hacer dobles las habitaciones individuales y otras tantas para hacer triples las dobles», explica la delegada de la CSI en el hospital, Ana Carpintero. La mañana de ayer, además, también sirvió para dar el alta a setenta pacientes.

El área de Gijón es la más afectada por la falta de camas libres, tal y como reconoció el consejero Francisco del Busto. Esto, según subraya Carpintero, se suma a la menor capacidad técnica y de personal con el que cuenta el hospital gijonés en comparación con el HUCA. «Cuando tenemos tiempo para una pequeña parada para el café nos damos cuenta de que las instalaciones se quedan pequeñas», explica. La falta de refuerzos y los contratos «precarios» con los que se ficha al nuevo personal son los dos principales problemas para encarar la próxima semana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos