Primer domingo de verano de sol y atascos

Bañistas en la playa de Salinas, donde ayer se registró una máxima de 21 grados.
Bañistas en la playa de Salinas, donde ayer se registró una máxima de 21 grados. / MARIETA

Las playas registraron una alta afluencia de bañistas en una jornada con 27 grados de máxima, en IbiasHubo retenciones de tres kilómetros en la glorieta de El Empalme y en la A-8 a la altura de Serín. La marea arrastró una elevada cantidad de algas

P. LAMADRID / J. F. GALÁN GIJÓN / AVILÉS.

Los rayos de sol que lucieron durante toda la jornada de ayer animaron la concurrencia a las playas. Asturianos y visitantes volvieron a ponerse el bañador después de varios días de lluvia y descenso de temperaturas para disfrutar de los arenales. Fue, de hecho, el primer domingo, desde que comenzó el verano, de sol y calor. En buena parte de los concejos se superaron los veinte grados centígrados de temperatura. Pero fue en el interior, en San Antolín de Ibias, donde se alcanzó la máxima: 27 grados. Pola de Somiedo y Mieres, con 25,9 y 25,1, respectivamente, fueron los otros dos puntos de la geografía asturiana donde los termómetros llegaron a niveles más altos.

La jornada estival transcurrió con problemas localizados de circulación por los desplazamientos a las playas. En concreto, en las inmediaciones de la glorieta de El Empalme, en Carreño, un lugar en el que habitualmente suele haber embotellamientos, a última hora de la tarde, en los días de verano soleados. Alrededor de las ocho, la cola de vehículos superaba los tres kilómetros.

Vea más fotos en ELCOMERCIO.es

Además, se produjo una colisión por alcance entre dos turismos, que causó una retención de tres kilómetros durante más de una hora y media en la autovía del Cantábrico (A-8). El accidente se produjo, poco antes de las ocho de la tarde, a la altura de la gasolinera de El Montico, en dirección Avilés-Serín. Según explicaron fuentes de la Guardia Civil, el siniestro solo produjo daños materiales.

Precisamente, este fin de semana se estrenó la campaña de la Jefatura Provincial de Tráfico en la A-8, a la altura de Villaviciosa, para evitar atascos. Se instalaron conos en el tramo que se inicia a la salida del túnel maliayo, en dirección a Oviedo y Gijón. Así, el carril derecho se mantuvo abierto en el sentido de la marcha y se cortó el izquierdo.

En Villaviciosa, al igual que en otros municipios, los bañistas percibieron una elevada cantidad de algas. «En Merón y en Conejera había bastantes, aunque en Rodiles no», señaló Borja Madiedo, responsable de Salvamento en esta última playa. Confirmó que la afluencia había sido buena, «pero todo estuvo tranquilo». En Playa España, también en el concejo maliayo, los usuarios señalaron un exceso de algas. Lo mismo ocurrió en la playa de Cueva y en la de Luarca, en Valdés. En Castrillón, según Salvamento, hubo una aceptable afluencia, aunque la playa de Salinas-San Juan, que suele ser la más concurrida, no se llenó. Sí se contabilizaron bastantes perros en Bayas, donde está permitida su presencia en una zona acotada.

En Gijón, la marea dejó poco espacio para colocar las toallas durante la mañana, aunque la situación mejoró por la tarde. «La gente se está concienciando de que ha salido el sol otra vez», indicó la vendedora de un chiringuito del paseo. Para hoy, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé cielo poco nuboso o despejado, salvo intervalos de nubes bajas al principio y el final del día. Las temperaturas irán en ascenso, sobre todo las mínimas.

Más

Fotos

Vídeos