Los asturianos tendrán derecho a conocer su puesto en las listas de espera

Reunión del dispositivo de control y seguimiento de las listas de espera, presidido por el gerente del Sespa, José Ramón Riera. /A. PIÑA
Reunión del dispositivo de control y seguimiento de las listas de espera, presidido por el gerente del Sespa, José Ramón Riera. / A. PIÑA

Era una de las exigencias de la comisión de investigación, además de publicar la demora real, que el Sespa fija ahora en 96 días en vez de 70

LAURA FONSECA OVIEDO.

Las listas de espera de la primera mitad del año presentan importantes novedades. Además de la erradicación por vez primera en cinco años de las demoras quirúrgicas de más de seis meses, avanzada días atrás por EL COMERCIO, los pacientes asturianos podrán conocer en qué posición se encuentran para una operación, una consulta o una prueba diagnóstica que tengan pedida en la sanidad pública.

El Servicio de Salud del Principado (Sespa) anunció ayer la puesta en marcha de un programa informático que permitirá a los usuarios saber en qué situación de espera se encuentran. El programa se llama 'infolistas' y según avanzó el gerente del Sespa en la reunión del dispositivo para el control y seguimiento de las demoras sanitarias, posibilitará a los enfermos saber a qué plazo se enfrentan para cada proceso.

La creación de este registro era una de las exigencias recogidas en el dictamen de la comisión de investigación parlamentaria que tocó a su fin el pasado 14 de julio y que reclamaba que los pacientes pudieran saber en todo momento cómo evoluciona su petición de consulta, operación o prueba diagnóstica ante el sistema sanitario. Actualmente, los enfermos asturianos desconocen no solo la demora que tienen por delante cuando se le plantea una intervención o una colonoscopia, por poner dos ejemplos, sino que en la mayor parte de los casos ni siquiera tienen constancia de cuándo entran oficialmente en lista de espera quirúrgica o de consulta.

Pero además del programa 'infolistas', algo similar a lo que tienen implantados los servicios de mensajería para poder saber cuál es el itinerario seguido por un envío, el Sespa incorpora otro cambio de calado, también en respuesta a la comisión de investigación que exigía mejoras en materia de transparencia. Y es que por vez primera, el Sespa incluye en sus datos de demora a los pacientes no estructurales, es decir, aquellos que son retirados de la lista oficial bien porque rechazan ser derivados a otros centros sanitarios o por petición del propio enfermo.

La suma de esos pacientes, algo que reclamó vehementemente Podemos en la Junta, eleva, y mucho, la espera para una operación quirúrgica, acercándose más a lo que se estima como 'demora real'. De este modo, el tiempo medio para una operación, que el Sespa situaba hasta ahora entorno a los setenta días, salta a 96, casi un mes más con respecto a los registros que venía empleando históricamente Sanidad.

El balance de las demoras sanitarias se cerró el primer semestre del año con 16.857 personas pendientes de una intervención, 238 menos que en mayo.

En junio, consiguió acabar con las demoras de más de seis meses. Para una primera consulta hay 59.884 pacientes, que aguardan de media 60 días. Otros 28.077 esperan por una prueba.

Temas

Sespa

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos