El Principado advierte de que multará al que se bañe con bandera roja

Un socorrista en la playa de Salinas el pasado fin de semana, jornada en el que ondeó la bandera roja para el baño . / MARIETA

El Servicio de Emergencias insiste en el respeto a los socorristas y apunta que denunciará ante la Policía Local y la Guardia Civil a los bañistas imprudentes

CHELO TUYA GIJÓN.

«Bandera roja significa prohibición de baño». Quien contravenga esta norma será denunciado «ante la Policía Local o la Guardia Civil». Y las sanciones oscilan «entre 151 y 1.500 euros». Aunque en dos concejos, Castrillón y Cudillero elevan esa cuantía a 3.000 euros si, además, el imprudente amenaza o insulta a los técnicos de salvamento. El Principado confirmó ayer todo lo adelantado por EL COMERCIO. Que quien entre a la mar cuando esté izada la bandera roja será multado. Igual que quien desobedezca los consejos de los socorristas, «que están ahí para velar por su seguridad y advertirles de los riesgos que hay en cada momento».

Así lo recuerda en un comunicado el Servicio de Emergencias del Principado (SEPA). Uno emitido ayer para hacer un «llamamiento» a la responsabilidad de los bañistas. Un comunicado que llega después de un fin de semana con dos muertos por ahogamiento, más de 30 playas cerradas al baño por las corrientes del norte y con decenas de incidentes en toda la costa entre bañistas hambrientos de mar y socorristas preocupados por el riesgo. Unos profesionales que, en contra de lo que algunos bañistas creen, no están obligados a entrar a la mar con bandera roja para practicar un rescate. Esa acción debe ser coordinada por el 112 con medios náuticos y aéreos.

Más noticias

«La bandera roja significa prohibición de baño», reitera el servicio regional. Y remarca que, de acuerdo con los protocolos y normas de funcionamiento recogidos en el Plan de Salvamentos de Playas (Sapla), cuando «la seguridad y tranquilidad de los bañistas y usuarios se vean afectadas por prácticas que contravenga las normas existentes los socorristas indicarán a los infractores la necesidad de cesar tales actividades». En caso de desobediencia, el socorrista dará parte al Centro de Coordinación de Emergencias del 112 Asturias, «que dará traslado de los hechos a la Policía Local o Guardia Civil según corresponda».

73 playas con vigilancia

Los únicos que no necesitan llamar al 112 son los profesionales que trabajan en Gijón, que tienen su propio equipo de salvamento y están a cargo de siete playas de las 73 que en toda Asturias tienen vigilancia. En sus casetas están agentes de la Policía Local, con los que trabajan coordinados. El pasado fin de semana, dos bañistas fueron denunciados en San Lorenzo por entrar al mar con bandera roja.

Un tercer bañista fue multado en Villaviciosa. Allí, como en el resto de concejos con playa y equipo de salvamento, presentes en otros 66 arenales, el protocolo es el mismo: llamar al 112 en caso de imprudencia y que sea la Policía Local o la Guardia Civil la que intervenga. Porque, por además del riesgo de bañarse en aguas peligrosas, entrar a la mar con bandera roja conlleva multa. Castrillón y Cudillero llegan a 3.000 euros, si además de bañarse en circunstancias prohibidas (1.500 euros), el imprudente falta al respeto de los rescatadores.

Algo que, según denuncian los profesionales, ocurre demasiado a menudo. «No me vas a decir tú si puedo bañarme o no», son algunas frases que escuchan. Como explicaba la jefa de salvamento de Gijón en este periódico, «no estamos para fastidiar al bañista, sino para garantizar su seguridad». Sin embargo, en Salinas se vieron escenas de enfado de bañistas sacados con el agua por la cintura y en la mayoría de las playas es habitual escuchar de forma insistente los pitidos de los silbatos con los que los técnicos de protección recuerdan a los bañistas que el baño está prohibido.

Para los que se olviden de esa prohibición, que salva vidas, queda la relación de sanciones: desde los 3.000 euros a los que llegan Castrillón y Cudillero, pasando por los 1.500 de Gozón, villaviciosa y Ribadesella; los 750 de Gijón, los 500 euros de Tapia de Casariego y los 300 de Muros de Nalón y Caravia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos