El Principado agilizará los trámites del salario social para acabar con el atasco de 8.000 casos

Un joven analiza las ofertas de empleo colgadas en el tablón de anuncios de una oficina asturiana del Servicio Público de Empleo.
Un joven analiza las ofertas de empleo colgadas en el tablón de anuncios de una oficina asturiana del Servicio Público de Empleo. / J. C. ROMÁN

Pilar Varela presentará en septiembre a sindicatos y patronal nuevas medidas, que incluyen un convenio con la Seguridad Social y facilitar el empleo a hijos de perceptores de la paga

CHELO TUYA GIJÓN.

«Queremos hacer una prestación más sencilla, más flexible. Que las bajas y altas por empleo y desempleo sean automáticas». Pilar Varela adelantó ayer a EL COMERCIO que «en septiembre» presentará a los sindicatos UGT y CC OO y a la Federación Asturiana de Empresarios (Fade), dentro del pacto de concertación, «un diagnóstico sobre la situación del salario social, el balance de diez años de la ley y las medidas que tenemos pensadas para mejorarlo».

Entre las medidas que ha preparado la consejera de Servicios y Derechos Sociales destaca la de que dejar de cobrar el salario social por lograr un contrato temporal no se convierta en una pesadilla, al tardar un año en recuperar la prestación después de concluir el empleo. «Queremos firmar un convenio con la Tesorería de la Seguridad Social para que las altas y las bajas en el sistema nos lleguen automáticamente. Que no tenga que traernos ningún documento el perceptor del salario social», explicó la consejera.

A estas propuestas sumará un cambio en los tipos de unidades familiares. «En el País Vasco, por ejemplo, a partir de cuatro miembros cobran todos igual, no como aquí, que tenemos diferentes nóminas hasta seis o más miembros». Y, sobre todo, que los ingresos de las familias perceptoras de esta paga, destinada a quien ingresa menos de 430 euros al mes, no computen a la hora de que un hijo opte a un contrato de formación. «No podemos permitir que se desincentive el empleo. Los ingresos de las familias no pueden computar».

Unas medidas con las que la consejera de Servicios y Derechos Sociales quiere poner fin al colapso de 8.000 casos. Tal y como adelantó este periódico, en estos momentos hay 2.009 peticiones de salario social sin atender, a las que se suman otros 6.000 casos pendientes de revisar. «Me parece muy bien que todos los grupos políticos, y lo digo completamente en serio, estén a favor del salario social y quieran mejorarlo. Pero respecto a la petición de la diputada Diana Sánchez, de Ciudadanos, de incrementar la plantilla, tengo que decir que el equipo de trabajo está al máximo y que el esfuerzo que hace Asturias es muy superior a otras comunidades».

Casi 4.000 revisiones

Se refería Pilar Varela a la solicitud realizada por la portavoz de Ciudadanos a través de este periódico. Reclamó Sánchez que «el Principado incremente la plantilla lo que sea necesario para dar respuesta a los casos pendientes», al considerar «inadmisible» que haya 2.009 nuevas peticiones sin atender, algunas desde febrero, cuando el plazo máximo legal de respuesta son tres meses.

«Me encantaría tener más personal, pero tengo que destacar el gran trabajo del equipo», aseguró Pilar Varela, a la vez que detallaba el volumen de expedientes tramitados: «El año pasado gestionaron 14.351 expedientes. De ellos, 7.910 fueron nuevas peticiones, mientras que 6.491 eran revisiones». Una intensidad que, asegura, no ha bajado este año. «En lo que llevamos de 2017 han tramitado 7.189 casos y casi a partes iguales revisiones y nuevas peticiones: 3.596 casos nuevos y 3.593, revisiones», concretó.

«Salvo País Vasco y Navarra, el salario social asturiano es el más alto. Llegar a 109 millones, como hizo Asturias el año pasado, es un esfuerzo muy importante», insistió Varela, quien volvió a poner sobre la mesa la necesidad de «un pacto para poner en marcha una renta básica a nivel estatal. No puede ser que las comunidades hagamos frente a estas situaciones».

Sobre todo porque, como demuestran sus datos, la mejora de la coyuntura económica no parece haber tenido eco en muchos asturianos. «¿No se había acabado la crisis. Pues nos están llegando 500 nuevas peticiones cada mes. Creo que deberíamos hacer un análisis de lo que está ocurriendo. Parece que la recuperación no está llegando a un porcentaje alto de la población».

En ese sentido, recordó que «los datos que hacemos públicos demuestran que estamos en cifras al alza: 21.512 nóminas pagadas en junio de las que viven, según los cálculos oficiales, más de 47.000 asturianos. Otros 17.000 esperan tras los 8.000 casos pendientes.

Fotos

Vídeos