El Principado alega que una ley estatal obliga a Cogersa a hacer la planta de 32 millones

Operaria de una planta de clasificación de basura en Vitoria similar a la que Cogersa incluye en su borrador de presupuestos de 2018. / NURIA GONZÁLEZ
Operaria de una planta de clasificación de basura en Vitoria similar a la que Cogersa incluye en su borrador de presupuestos de 2018. / NURIA GONZÁLEZ

Ciudadanos y Xixón Sí Puede se suman al PP y rechazan la instalación. Medio Ambiente ahora «no descarta» necesitar la incineradora

P. PARACUELLOS / R. MUÑIZ GIJÓN.

El Consorcio de gestión de residuos (Cogersa) aprobó un borrador de presupuestos para 2018 que reserva el primero de los 32 millones que vale una planta de basura bruta. Esta instalación, de materializarse, sería la más costosa emprendida por el ente en los últimos años, y consiste en una fábrica de procesado, donde las bolsas que los asturianos arrojan con el desperdicio mezclado desfilan por una cinta transportadora. Una tropa de trabajadores se encarga de abrir los plásticos y rescatar los envases, papeles y vidrios susceptibles aún de reciclado.

En 2013 la Junta General de Cogersa, que reúne a los 78 ayuntamientos, rechazó financiar la instalación tras conocer sus números. El Plan de Residuos reconocía que la planta salva para el reciclado entre el 5 y el 7% de la basura que procesa. Con ella la tarifa que abonan los consistorios se calcula en 74,57 euros por tonelada en 2020; sin ella serían 59,79. El nuevo intento de sacar adelante la instalación fue denunciado el viernes por el PP, que lo tachó de «despilfarro» y puso en duda su legalidad.

«La administración no va a hacer nada en contra de los ayuntamientos, lo que pido es un poco de tranquilidad para poder trabajar», replicó ayer Benigno Fernández Fano, viceconsejero de Medio Ambiente. Sostiene que la instalación «no es ningún despilfarro, tiene una explicación clara que en su momento daremos». De momento Fernández Fano apunta a que «el plan nacional de residuos indica que es imprescindible un tratamiento selectivo previo antes de verter los residuos, y estamos trabajando para cumplir con la normativa». La necesidad de la planta de basura bruta «está recogida en una normativa nacional, y no vamos a incumplirla», recalcó.

El viceconsejero aprovechó para valorar el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) que acaba de respaldar el plan de residuos autonómico en su integridad, incluida la incineradora. «Es verdad que para nosotros esa sentencia tiene un cierto calado político», reconoció. ¿Pese a la resolución, descarta el Principado ejecutar el horno? «No voy a hacer declaraciones de eso; estamos estudiando la revisión del plan, tenemos que analizar todas las posibilidades que hay encima de la mesa; no cabe descartar ninguna actuación», respondió. «Tenemos que presentar un nuevo plan y hasta entonces no voy a descartar ninguna de las opciones», abundó.

El paso dado el viernes es la aprobación del borrador presupuestario. Su validez queda condicionada a la votación que realice la Junta General que debe celebrar Cogersa. El PP ya elude respaldar la propuesta. «Se está manipulando con poca transparencia la gestión de residuos; el Gobierno del Principado no puede decidir estas cosas solo, tiene que contar con los ayuntamientos», afeó el diputado popular Luis Venta.

Las cuentas, a debate

De momento la propuesta solo gusta a IU. David Alonso, concejal gijonés de Xixón Sí Puede, lamenta que los porcentajes de recuperación que ofrece la planta «no dan para alcanzar el nivel exigido por Europa para 2020; es demasiado dinero para no llegar al objetivo». El edil defiende que «si se invierte parte de ese dinero en la mejora de la selección en origen estaríamos más cerca de los objetivos». Según sus estimaciones ahora se recupera el 25% del residuo urbano, cuando la obligación marcada por la UE es la de alcanzar el 50% en tres años. «No tiene mucho sentido no centrarse en atajar el problema, que está en la creación de residuos, y poner toda la inversión en la última fase, en separar lo que ya de por sí no se recicla bien de origen», valora. «Es una forma de esconder la cabeza ante el problema grave que tenemos», considera.

Similar análisis hacen en Ciudadanos. «Invertir 32 millones en el puesto final envía un mensaje equivocado a los asturianos, en el sentido de que si no reciclan da igual, que luego ya habrá alguien que separe el residuo», expresa Nicanor García. El diputado tacha de «despropósito» la idea y apuesta por aplicar políticas habituales en la UE donde «la comunidad que recicla se la detecta con inspectores y tiene incentivos fiscales, rebajando un 10% la tarifa, y subiéndosela a quien no lo haga».

Por ahora solo IU está dispuesta a respaldar las cuentas de Cogersa. «La planta de selección de basura es imprescindible, necesaria, esencial», aplaudió Ovidio Zapico. Eso sí, el diputado subrayó que por ahora no está decidida su construcción. «Lo que se ha hecho es aprobar el presupuesto e incluir esa partida como previsión, aunque creo que ascenderá significativamente de ese montante», advirtió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos