El Principado creará un comité asesor en alergias e intolerancias alimentarias

José María Blanco, Francisco Laviana, Antonio Molejón, José Altolaguirre y Victoria Játiva. / E. C.

La medida se enmarca dentro del primer programa de atención a estas afecciones en Asturias, que comenzará en las próximas semanas

P. LAMADRID GIJÓN.

Asturias contará, por primera vez, con un programa de atención a las personas que padecen intolerancias y alergias alimentarias, que afectan a más de 35.000 personas (10.000 de ellas son celiacas). El objetivo es ordenar los recursos disponibles y mejorar los procesos de diagnóstico, seguimiento e información a los pacientes. La iniciativa, que se presentó ayer, fue diseñada por la Dirección General de Salud Pública y la Agencia de Sanidad Ambiental y Consumo. La previsión es que esté totalmente implantada el próximo año. Incluye seis proyectos específicos, que contienen 24 acciones concretas.

Una de ellas, integrada en el proyecto de participación ciudadana en salud, es la creación de un Comité Asesor en Intolerancias y Alergias Alimentarias, cuya principal misión será aconsejar a las administraciones acerca de «la manera más eficaz de mejorar las condiciones de vida de estos colectivos». No solo los profesionales sanitarios, tanto de Atención Primaria como hospitalaria, formarán parte de este comité. También participarán asociaciones de pacientes y portavoces de la industria alimentaria y la hostelería, así como miembros de las consejerías de Sanidad y Educación y del Servicio de Salud del Principado (Sespa). Está previsto que el comité asesor se ponga en marcha en junio. No obstante, el programa se iniciará en las próximas semanas.

Con médicos y hosteleros

En primer lugar, se abordará la promoción de estilos de vida y de consumo saludables con el objetivo de sensibilizar a los afectados, los profesionales sanitarios y la población general. También hay medidas previstas para asegurar la transparencia y la equidad. El tercer proyecto es el desarrollo de proyectos intersectoriales para lograr coordinar a Sanidad, Educación y los sectores de la hostelería y la alimentación en la prevención de efectos adversos en las personas que padecen alergias e intolerancias.

Una de las acciones incluidas en este punto es «orientar y asesorar al sector de producción y envasado de alimentos sobre la legislación y las guías vigentes», al igual que a la hostelería. También plantea aconsejar a las cocinas hospitalarias y escolares sobre el gluten y los posibles alérgenos. Dentro del proyecto de mejora de la continuidad asistencial y del conocimiento, destaca el diseño de protocolos integrales de diagnóstico, atención y seguimiento de pacientes adultos e infantiles que acuden a consulta por patologías sospechosas de ser celiaquía, intolerancia a la lactosa o alergias alimentarias.

El sexto proyecto pretende incorporar la calidad y la seguridad a las actuaciones. Entre las actuaciones previstas, está la creación de «herramientas de identificación inequívoca de la condición de enfermedad celiaca, intolerancia a la lactosa y alergias alimentarias en la historia clínica de estos pacientes». Para elaborar el programa, se ha tenido en cuenta la atención que ofrecen los profesionales del Sespa que tienen relación directa con los pacientes.

Fotos

Vídeos