El Principado lleva medio año sin asignar las ayudas a la investigación en empresas

Tres de los ocho aspirantes ya han renunciado a estos fondos por los retrasos en la convocatoria

E. RODRÍGUEZ OVIEDO.

La Consejería de Empleo e Industria convocó el 31 de marzo las ayudas para que el personal investigador doctor -tanto de la Universidad de Oviedo como de centros de investigación públicos asentados en Asturias- pudiese realizar estancias en las empresas. Con una duración mínima de 60 horas, una máxima de 240 y una cuantía de hasta 5.000 euros, el objetivo es que su experiencia sirva para resolver problemas empresariales y para perfeccionar productos o servicios. En esta ocasión, la convocatoria salía con mucha más anticipación que en 2016 (el año pasado fue en septiembre). El plazo de solicitudes se cerró el 3 de mayo y desde entonces, medio año después, aún no ha salido la lista de admitidos.

Así lo ponen de manifiesto los pocos candidatos que optan a las ayudas que gestiona la Fundación para el Fomento en Asturias de la Investigación Científica Aplicada y la Tecnología (Ficyt). De la Universidad son solo seis y hay dos más de centros de investigación públicos de Asturias. Esperaban que la convocatoria se hubiese resuelto antes del verano. De hecho, algunos contaban con haber iniciado su estancia en la empresa en julio. Sin embargo, siguen sin tener noticias. Confiaban en que el 31 de octubre ya hubiese resolución, pues a finales de septiembre el Principado pidió que adaptasen el plan de trabajo presentado a una estancia de quince días.

Ante esta nueva circunstancia, tres de los aspirantes por parte de la institución académica decidieron renunciar. «Nos parece una vergüenza que, después de seis meses, ni siquiera haya lista de admitidos. Somos muy pocos candidatos y la documentación, pese al trabajo de semanas que hay detrás (búsqueda de la empresa, identificación del problema que interese a ambas partes resolver y el plan de trabajo que hay que redactar), se resume a cuatro o cinco hojas. Creemos que ha habido tiempo de sobra para resolver», indican.

«Impresentable»

Sostienen que, a estas alturas, es muy probable que el personal universitario decida desistir. El motivo es que, de esas estancias, la institución académica asturiana tiene que justificar gastos y para ello dispone hasta el 15 de noviembre, que es cuando se cierra el presupuesto de la Universidad. El año pasado lo hizo más tarde, el Principado no se lo abonó y, según los propios candidatos, «la Universidad tuvo que pagar las ayudas de su propio bolsillo». En la Ficyt, aseguran, les trasladan que las solicitudes están baremadas. «Pero antes de publicar las baremaciones deberían hacer pública la lista de admitidos y excluidos», aclaran.

Este problema ha llegado hasta el Consejo de Gobierno de la institución académica, donde, según pudo saber este periódico, el equipo rectoral comparte el malestar por la demora. «Al anterior consejero de Industria, Francisco Blanco, se le llenó la boca con este tipo de ayudas», recuerdan los candidatos, que ven «impresentable» el retraso, además de la «afrenta» que les ha supuesto rehacer el plan, «molestando de nuevo a las empresas y firmando convenios de colaboración con cada una de ellas para nada».

Fotos

Vídeos