El Principado prevé la convocatoria de 2.781 plazas en la sanidad en los dos próximos años

Las primeras oposiciones, para matronas, cocineros y administrativos, se celebrarían a finales de 2017 o principios de 2018. La oferta para facultativos asciende a 379 puestos

LAURA MAYORDOMO GIJÓN.

525 plazas de auxiliar de enfermería. 423 de enfermero. 222 de celador. 182 de auxiliar administrativo. Son las categorías más numerosas en la oferta pública de empleo (OPE) de estabilización que prepara el Principado de Asturias para 2018 y que, en total, suman 2.073 plazas en la sanidad. A ellas hay que añadir las que aún están pendientes de convocar de la OPE del año pasado (420) y las 288 correspondientes a la tasa de reposición de 2017, es decir, las plazas vacantes por jubilación aunque, en realidad, de ellas 58 son de promoción interna. Teniendo en cuenta esas tres cifras, el montante total que el Servicio de Salud del Principado (Sespa) puso sobre la mesa esta semana a los sindicatos se eleva a 2.781 plazas.

Con ellas se pretende reducir la interinidad, hasta situarla, como promedio, por debajo del 8% en el horizonte de 2019. En el Principado, la tasa de interinos es del 34% entre el personal sanitario y del 40% entre el no sanitario. «La guerra a la temporalidad empieza a ganarse», se felicitó el Sindicato Médico. Sin embargo, desde CC OO se consideran insuficientes las plazas planteadas por el Sespa. Según sus cálculos, teniendo en cuenta que, con fecha de junio de 2016, había 4.015 plazas vacantes ocupadas por personal interino y otras 744 en oferta correspondientes a 2016, la suma de plazas que se deberían sacar en 2018 ascendería a 3.271 y no las 2.073 con las que el Principado se presentó en la reunión del pasado martes. El número de plazas y su distribución por categorías es algo que no está cerrado. La próxima semana habrá una nueva reunión entre sindicatos y Sespa.

Tampoco están definidas las fechas de la OPE. Alejandro González, de CC OO, estima que a finales de 2017 o principios de 2018 se habrán convocado las plazas de matronas, cocineros y auxiliares administrativos que quedaron pendientes de la OPE de 2016. La intención del Sespa es aplazar la convocatoria de las de celador y auxiliar de enfermería del año pasado para sumarla a las de 2017 y a la oferta de estabilización de 2018 -la de las 2.073 plazas- para sacarlas en un único proceso. Previsiblemente, en el primer semestre de 2019. Además, la intención es que todas las comunidades autónomas -excepto Cataluña- celebren las oposiciones con el mismo temario y en la misma fecha para evitar el 'efecto llamada'. Antes, habrá concurso de traslados.

Más noticias

Fotos

Vídeos