El Principado quiere destinar 126,5 millones en 10 años a la asistencia a domicilio para mayores

Rafa Fúnez, tetraparesio asturiano que aún no ha logrado tener un asistente personal. / JUAN CARLOS ROMÁN
Rafa Fúnez, tetraparesio asturiano que aún no ha logrado tener un asistente personal. / JUAN CARLOS ROMÁN

El proyecto prevé que en la próxima década unas 155.000 personas superen los 65 años y destaca la necesidad de actuar en la zona rural

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

Actualmente, más del 20% de la población asturiana tiene entre 50 y 65 años. Las previsiones apuntan a que en la próxima década unas 155.000 personas superarán en la región los 65 años, una parte muy importante en la zona rural. Por eso, el 'Plan Demográfico del Principado de Asturias 2017-2027', presentado recientemente por el Ejecutivo regional, centra gran parte de su inversión en las políticas dirigidas al envejecimiento (266,8 millones). Se es consciente de que las personas mayores presentan dolencias vinculadas a la vejez y enfermedades crónicas, por lo que se prevén tasas de dependencia mucho más elevadas que las actuales. La potenciación de la atención social, además de la sanitaria, es uno de los pilares del plan y por eso prevé que en los próximos diez años se destinen 126.586.678 euros a reforzar la asistencia a domicilio con un enfoque preventivo y de promoción de la autonomía personal, en especial en el medio rural. Pero a ello habría que añadir otros 83,4 millones para ampliar la cobertura y los servicios de los centros de día con el objetivo de que puedan atender a más personas.

El documento también considera necesario promover la investigación ligada al envejecimiento, así como la medicina regenerativa y los proyectos de biomedicina. A ello piensa destinar otros 10,1 millones.

Todo está íntimamente relacionado con la denominada 'economía de plata', que no es otra cosa que aprovechar el nicho de mercado que supone atender todas las demandas y necesidades de las personas mayores. El plan asegura que se trata de «una oportunidad económica y de empleo». Se pretende, así, reforzar la formación para profesionales cuidadores, difundir los procesos de obtención de certificados de profesionalidad, desarrollar programas de empleo y formación, facilitar el emprendimiento y la actividad económica y promover el desarrollo de patentes y comercialización de productos tecnológicos, entre otras iniciativas. En su mayoría se desarrollarían con medios propios del Principado.

Referencia europea

Pero no hay que olvidarse de que el objetivo es lograr un envejecimiento activo y saludable, tanto físico como intelectual. Algunas de las actuaciones propuestas en el plan son reforzar la educación para adultos y el programa universitario para mayores de 50 años, profundizar en el programa 'Tiempo propio' para las mujeres, fomentar las actividades de los centros rurales de atención diurna (con una inversión de 37,6 millones de euros) y elaborar una estrategia de envejecimiento activo. Todo esto debería llevar, según el documento del Principado, a «consolidar a Asturias como sitio de referencia a nivel europeo en materia de envejecimiento activo».

También es importante aprovechar lo que las personas mayores puedan dar a la sociedad y se pretende hacerlo potenciando su participación política y social, aportando su experiencia y conocimiento tanto desde el voluntariado como de otras actividades que favorezcan su actividad y, al mismo tiempo, evitando el aislamiento. Potenciar los espacios de participación a través del Consejo Autonómico de Mayores, su implicación en la sociedad de la información, el voluntariado y la transferencia de conocimiento intergeneracional son otras de las propuestas del Plan Demográfico.

Fotos

Vídeos