El Principado urge a la Fiscalía a investigar si Sograndio da «trato inhumano» a los menores

Dos internos participan en uno de los cursos de formación laboral que imparte el centro. / MARIO ROJAS
Dos internos participan en uno de los cursos de formación laboral que imparte el centro. / MARIO ROJAS

El informe del Comité Europeo de Prevención de Tortura lleva a IU, CC OO y Avispa a pedir el «cese inmediato» del director del centro juvenil

CHELO TUYA GIJÓN.

La Fiscalía tendrá que investigar si en el Centro de Internamiento Juvenil de Sograndio se da «trato inhumano» a los menores que allí residen. Los que tienen entre 14 y 17 años y que han sido condenados a vivir en régimen cerrado o semiabierto en condena por haber cometido algún delito. La petición de investigación la realizó ayer el Principado al Fiscal de Menores. Lo hizo tras «la inquietud que ha provocado el documento difundido por el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura». El documento, del que ayer informó EL COMERCIO, da como veraces «varias denuncias creíbles relacionadas con el maltrato físico deliberado».

En concreto, los autores del expediente, que visitaron el centro en octubre y noviembre del año pasado, confirman que a los menores «se les esposa» en una habitación de aislamiento. En ella, el adolescente «queda inmovilizado con esposas de metal, con las manos a la espalda, a una barra de metal que une la mesa y la silla». Un castigo que dura «un máximo de 115 minutos», aunque miembros de la plantilla dejaron claro que hay casos «de varias horas». El comité de la Unión Europea no tiene dudas. Esta medida «puede considerarse trato degradante o inhumano», por lo que recomienda a las autoridades «poner fin a esta práctica». Como tampoco duda el organismo comunitario que hayan existido casos de malos tratos. Aunque recogen los autores que ningún joven reconoció haberlos recibido, como en la utilización de esposas dan credibilidad a las denuncias. «Resulta sorprendente que miembros de la plantilla hayan sido informados de maltrato físico, pero no hayan hecho nada».

«No existe queja alguna»

Justicia garantiza que los adolescentes «reciben un trato adecuado y ajustado»

Sobre estos aspectos, el Principado niega la mayor. En un comunicado emitido por la Dirección General de Justicia, asegura el Gobierno regional que no ha recibido «ninguna denuncia relacionada con malos tratos a los jóvenes». Garantiza, además, que los internos «reciben un trato adecuado y estrictamente ajustado a la normativa vigente».

En la misma línea, se asegura que «no existe ningún expediente en el Servicio de Justicia del Menor sobre queja alguna relacionada con malos tratos a los jóvenes» ni «en ninguno de los informes anuales de la Fiscalía de Menores de Asturias consta, tampoco, la existencia de violencia, trato inhumano o degradante contra los internos».

Respecto al uso de sujeciones, explica el Principado que Sograndio «cumple escrupulosamente la legislación vigente aplicable en relación con su uso y el porte de defensas de goma». Reconoce que sí se sujeta a los internos, «pero no es una práctica habitual. Solo se utiliza en casos de extrema violencia, cuando resulta imposible contener a un interno con otros medios y con el propósito de mantener el orden, prevenir autolesiones o agresiones a otras personas».

«Estilo autoritario»

No comparte esa versión Izquierda Unida. Ni tampoco Comisiones Obreras, sindicato que preside el comité de empresa del centro de internamiento, ni la Asociación de Vigilantes de Seguridad Privada de Asturias (Avispa). Tanto la diputada Concha Masa como la sección sindical de CC OO pidieron ayer «el cese del director del centro». Desde la coalición, Masa recordó que «no es la primera vez que se detectan casos de maltrato» y dejó claro que «queremos defender a un centro que tiene una problemática muy particular y a los internos, por lo que creemos que es el director el que debe asumir las responsabilidades».

Una petición que respalda CC OO. «Queremos aclarar que las actuaciones sancionadores hacia los menores se realizan siguiendo órdenes del propio director, ya que es suya en exclusiva la potestad disciplinaria». El sindicato recuerda que el informe destaca el buen hacer de la plantilla. «La dirección mantiene un estilo totalmente autoritario, sin permitir el adecuado desarrollo del trabajo socioeducativo». Desde Avispa se recordó que fue la agrupación la primera en denunciar «los incumplimientos» y los problemas «con la dirección del centro».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos