«El problema con Tráfico no es de dinero, sino de voluntad política»

Concha Amado, delegada de Asextra en Asturias. / DANIEL MORA
Concha Amado, delegada de Asextra en Asturias. / DANIEL MORA

Concha Amado, delegada de Asociación de Examinadores de Tráfico en Asturias: «Reclamamos algo que se nos prometió en su día: la subida del complemento específico. Además, Asturias perdió siete examinadores desde 2011»

PALOMA LAMADRID GIJÓN.

Pasar por el a veces complicado trago del examen práctico para obtener el carné de conducir se dilata para los alumnos de toda España, pero para los de Asturias todavía más, puesto que el seguimiento de la huelga (cada lunes, martes y miércoles) de examinadores de la Dirección General de Tráfico (DGT) es del 100%. La delegada de la Asociación de Examinadores de Tráfico (Asextra) en Asturias, Concha Amado (Cádiz, 1962), explica las causas de este conflicto que se prolonga en el tiempo.

-¿Por qué se llegó a los paros?

-La última vez que la DGT convocó al comité de huelga fue el 22 de agosto. No porque nos fueran a ofrecer algo ni para negociar, sino porque, en aquella fecha, se había anunciado una huelga indefinida y entonces se convocó al comité para negociar unos servicios mínimos. Posteriormente, la huelga indefinida se cambió por presión social y volvimos a la de tres días en septiembre y en esas estamos. Es un inmovilismo que no entendemos.

-¿No hay negociación posible acerca del complemento salarial que piden?

-Estamos abiertos a la negociación, el problema está en que hasta ahora todo lo que nos propuso la DGT no es una negociación sobre nuestras demandas, sino cosas alternativas que se les van ocurriendo.

-¿Se ha incorporado el personal anunciado?

-De momento, no. Ahora mismo hay una convocatoria que va a salir para 35 personas que seleccionarán y curso empezaría en enero. Está muy verde. La convocatoria en el Boletín Oficial del Estado (BOE) salió hacia mediados de septiembre. Están apostando más por una incorporación para un refuerzo de plantilla, que es necesaria pero no es el problema que nosotros planteamos. Demandamos una subida de un complemento que retribuye nuestro puesto por tener unas condiciones muy diferentes a lo que sería un trabajo administrativo.

-¿Cuáles son esas condiciones?

-Nuestro puesto debe estar mejor retribuido, con ese complemento específico, porque es un trabajo que se realiza a la intemperie, tiene cierta peligrosidad por estar muchas horas en un coche y hay riesgo de accidente, sin las comodidades de un trabajo en una oficina donde tienes tu mesa, un baño... La diferencia entre personal de oficina de nuestra misma categoría y nosotros es muy pequeña, no llega ni a cien euros.

-¿A cuánto asciende ese complemento?

-240 euros mensuales brutos. Dentro del presupuesto que maneja Tráfico es una minucia. Estamos convencidos de que no es un problema de dinero, sino de voluntad política. Es un no querer ceder y darnos la razón.

-¿Se sienten discriminados respecto a otros empleados públicos?

-No se trata de sentirnos discriminados. Es verdad que con nosotros, en 2008, se hizo una reestructuración de los puestos de trabajo y hubo colectivos dentro de la DGT a los que sí se les subió el sueldo. En ese momento, los examinadores quedamos fuera, pero con la promesa de que se nos iba a actualizar. Luego estalló la crisis y todo se fue retrasando. En 2015, ya planteamos una huelga por este mismo motivo. Estuvimos creo que seis semanas de huelga y se desconvocó con unas promesas que son las que ahora reclamamos y la principal era la subida del complemento específico. Reclamamos algo que en su día se nos prometió y que ya nos toca.

-¿Cuántos exámenes están pendientes de realizarse en Asturias?

-Hay un baile de cifras impresionante. La DGT quiere minimizar el efecto de la huelga y solo dice cuántas pruebas se hacen. En Asturias lo tiene difícil porque el seguimiento de la huelga es del 100%; no se están realizando exámenes en los días de paro, salvo los teóricos porque los pueden hacer trabajadores que no son examinadores. Más de 4.000 exámenes dejaron de hacerse desde el 2 de junio.

-¿Es necesario sacar más plazas en esta región?

-Sí. Desde 2011 hasta ahora, Asturias ha perdido a siete examinadores. Además, es una plantilla, de 15 personas, que está bastante mayor y hay jubilaciones próximas.

-¿Cree que la imagen de los examinadores se ha visto perjudicada con la huelga?

-Estamos recibiendo muchísimas críticas e incomprensión. Entendemos que los efectos colaterales son terribles, sobre todo para las autoescuelas, pero también para los ciudadanos que necesitan el carné. Tenemos muy claro que responsables de todo esto son la DGT y el Gobierno. Estamos ejerciendo un derecho como trabajadores. Si hubiera otra fórmula, de verdad que la utilizaríamos.

Fotos

Vídeos