Los promotores del grado de Educación Física prevén contratar treinta docentes

José Prieto.
José Prieto. / E. C.

La Facultad Padre Ossó indica que a día de hoy el campus de Mieres «cumple con todas las condiciones»

SARA GARCÍA ANTÓN GIJÓN.

El futuro grado de Educación Física sigue recorriendo su camino para tratar de que pueda implantarse en el curso 2018-2019. Los promotores de esta titulación, la Facultad Padre Ossó, un centro adscrito a la Universidad de Oviedo, mantuvo un encuentro con el rector para detallar su propuesta. El decano de la Padre Ossó, José Prieto, explicaba al término del encuentro que ellos se encargarían de asumir todos los gastos -personal, material y funcionamiento- que implique este grado si la Universidad pone las instalaciones en las que impartirlo.

Aunque todavía no tienen presupuestado al detalle el coste, Prieto estima que será necesario contratar entre 25 y 30 profesores, además de cuatro o cinco trabajadores más como personal administrativo.

En cuanto al número de plazas que ofertará este título, el decano indicó que en la memoria del título fijan ochenta estudiantes como máximo por curso, aunque en la Padre Ossó estiman que la matrícula real rondará los cuarenta o cincuenta alumnos. Prieto indicó que la iniciativa de poner en marcha este módulo surgió de la vinculación de esta entidad con la Educación Física. «Fuimos pioneros en Asturias, en la década de los noventa, al implantar por primera vez Magisterio con especialidad en Educación Física. Ahora compartimos el título», recordó al tiempo que precisó que la Padre Ossó no entra en competencia con la Universidad de Oviedo dado que forma parte de ella.

«Hace ya treinta años que se intenta traer el antiguo INEF a Asturias, por eso hicimos la propuesta», remarcó el decano de un centro adscrito que, precisó, no es una universidad privada. «Somos una fundación, nos financiamos con las cuotas de los alumnos y no repartimos beneficios. Si hay superávit se reinvierte en la institución, somos parte de la Universidad de Oviedo», recalcó.

El decano de la Padre Ossó también se refirió a la ubicación de este grado. Y aunque dejó claro que esta facultad prefiere «mantenerse al margen» de la elección de la sede, sí reconoció que a día de hoy es el campus de Mieres el que «cumple con todos los requisitos». Es decir, el aulario y las instalaciones deportivas están en un mismo espacio, «lo que permite una organización académica más fluida». Además de Mieres, Gijón, Avilés y Oviedo han expresado su interés por acoger esta titulación que se espera pueda implantarse en el curso 2018-2019, «aunque es un plazo un poco ajustado».

Fotos

Vídeos