«Aunque Puigdemont declare la independencia no tendrá validez»

El ministro Íñigo de la Serna, en un momento de la entrevista. / P. CITOULA

«El Govern ha entrado en un proceso de locura permanente. La salida de las empresas no es más que el primer paso de lo que podría pasar»

-¿Le han pedido consejo respecto a Cataluña?

-Todo lo que tiene que ver con ella se comparte en el Consejo de Ministros desde hace tiempo.

-Y no dirá que hay unanimidad.

-Absoluta. Todos los pasos que ha dado el Gobierno son con ella.

-¿Qué le suscitan las imágenes de los agentes dando palos?

-Lo que vimos el domingo pasado es a un Govern empujando a una sociedad por un camino sin salida, sin importarles las consecuencias. Fue absolutamente esperpéntico ver a miembros del Govern decir que no había comité electoral, censo, que valía votar en cualquier sitio... eso tiene poco que ver con la democracia.

-Le preguntaba por la actuación policial. ¿También la ve ejemplar?

-Lo que hacían era cumplir las órdenes de un juez para evitar que se produjera un acto ilegal. En algunos casos fue sencillo, y en otros hubo una grandísima oposición a cumplir el mandato judicial de llevarse las urnas y precintar el colegio. Recibieron pedradas, sillazos y golpes de los manifestantes. La celebración del acto nunca tenía que haberse producido, pero el Gobierno es el único que ha hecho mil y un llamamiento al diálogo.

-¿Veremos una Cataluña independiente en los próximos días?

-Eso no se va a producir por mucho que el señor Puigdemont salga a un balcón a declarar la independencia. Eso no tendrá validez ni consecuencia desde el punto de vista de la legalidad vigente, y sólo serviría para seguir arrastrando al enfrentamiento a una sociedad por un interés político. El Gobierno sigue reclamando que no se produzca esa declaración unilateral. Esperemos que todavía, entre alguno de los miembros del Gobierno catalán, impere un poco de sentido común y cordura. Debemos evitar una situación que llevaría al caos a la sociedad catalana.

-El Parlament aprobó las leyes de referéndum y transitoriedad jurídica. ¿Por qué no se aplicó entonces el artículo 155?

-Llevamos insistiendo en que lo que hace falta es diálogo y cumplimiento de la ley, y dentro de ello se puede llegar a multitud de acuerdos, sin necesidad de recurrir a lo que uno no quiere recurrir. El 155 siempre se ha planteado como una cuestión que figura en la Constitución pero es un último recurso. La gran preocupación que tiene el Gobierno es que el Govern ha entrado en un proceso de locura en el que están dispuestos a todo y no les importa nada que no sea imponer su voluntad contra la legalidad.

-Las empresas empiezan a salir.

-No es más que el primer paso que se podría producir con una declaración unilateral y el resultado de la política irresponsable del Govern. Con su actitud antidemocrática y postura fuera de la legalidad las están expulsando. El Govern garantizó a los catalanes que no iba a haber ni un solo movimiento de empresas, pero las empresas conocen lo que realmente se está produciendo. La irresponsabilidad del señor Puigdemont y su Gobierno, que sigue en manos de los radicales de la CUP, está conduciendo al abismo a Cataluña.

Fotos

Vídeos