«Aún queda mucho por hacer en I+D»

La secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, junto al rector, Santiago García Granda, en el edificio histórico de la Universidad. / ÁLEX PIÑA
La secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, junto al rector, Santiago García Granda, en el edificio histórico de la Universidad. / ÁLEX PIÑA

La secretaria de Estado de Investigación reivindica la unión de Universidad y empresa | «Da rendimiento colaborar con el ámbito académico», defiende Carmen Vela. El rector asegura que «hay que adaptarse a las profesiones del futuro»

EUGENIA GARCÍA OVIEDO.

El camino compartido entre el mundo empresarial y el académico centró el acto de celebración de la festividad de Santa Catalina de Alejandría, patrona de la Universidad de Oviedo. En la biblioteca universitaria, egresados premiados por su brillante expediente -que próximamente se incorporarán al mercado laboral- y empresarios patrocinadores de los galardones escucharon cómo la invitada de honor, la secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación Carmen Vela Olmo, insistió en la importancia de favorecer la cooperación público-privada en el ámbito de la investigación para «mejorar la competitividad y crear más empleo de calidad en España».

Más información

Esta reciprocidad resulta «imprescindible». «Mucho es lo que las empresas nos pueden enseñar a los investigadores sobre qué está demandando la sociedad y mucho lo que nosotros podemos enseñarles», afirmó la secretaria de Estado, para quien nuestro sistema de I+D+i es «bueno, pero pequeño». En este ámbito «aún hay mucho por hacer», reconoció Vela, que opinó también que «por su tamaño y por motivos históricos, las compañías españolas todavía no dedican lo que sería necesario a investigación». España, recordó, es el décimo país en investigación a nivel mundial pero el decimosexto en innovación empresarial a nivel europeo. Y la colaboración del ámbito empresarial con el académico sería «una buena manera» de mejorar esta situación. «Para hacer ese trasvase se necesitan instrumentos y recursos; y es muy importante el cambio de mentalidad». Una transformación que, defendió, ya se está percibiendo puesto que «cada vez más las universidades entienden que trabajar con las compañías es bueno para ellas y las empresas comprenden que colaborar con el mundo académico da rendimientos». «Aunque queda mucho camino para lograr este objetivo, creo que estamos bien orientados», afirmó.

Por su parte, en su discurso tras la entrega de los premios de excelencia, el rector, Santiago García Granda, coincidió con la secretaria de Estado en que «la Universidad y la empresa deben enriquecerse mutuamente» para adaptarse «a las profesiones del futuro». Así, remarcó la intención de la institución que encabeza de adecuar las titulaciones «a la demanda real de las empresas» con el objetivo de permitir la inserción de los estudiantes en el mercado laboral. Mediante el Plan Estratégico 2018-2022, confía, se conseguirá adaptar la Universidad «a los cambios del nuevo milenio».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos