La DGT quiere a los militares de examinadores del carné

R. MUÑIZ GIJÓN.

Los examinadores del carné de conducir protagonizarán hoy su decimosexto día de huelga, lo que en Asturias se traduce en entre 1.600 y 2.400 aspirantes afectados, según cálculos de las autoescuelas y la propia asociación de evaluadores. Los aspirantes a la licencia de ciclomotor y camión, así como los que se someten al teórico, no están encontrando problema «pero sí que tenemos un tapón con los que quieren hacer el práctico del coche», detalla Rubén Castro, presidente de la Unión de Empresarios de Autoescuelas de Asturias.

Todos los implicados confían sin embargo en liquidar la lista de espera en agosto, mes hábil en Asturias y en el que se suspenderá la protesta antes de coger nuevo brío. Si no se producen avances, «a partir del 4 de septiembre ya hemos registrado una huelga indefinida, todos los días», comenta Concha Amado, delegada en Asturias de Asextra, la asociación de los examinadores.

El director general de Tráfico, Gregorio Serrano, anunció ayer nuevas medidas para aliviar la carga de los evaluadores. Según dijo, a finales de 2018 la plantilla nacional se reforzaría con un centenar de efectivos, una parte de los cuales serán militares. Además se está valorando la idea de imponer un número mínimo de clases antes de permitir pasar el examen práctico. La idea, indicó, responde a la constatación de que el 73% de los aspirantes suspenden ese primer examen al volante.

«Ahora mismo el alumno es libre de presentarse a ver si aprueba», explicó Serrano, quien señaló que esta situación también está provocando «saturación» y «tapón» en algunas jefaturas, mientras que, los examinados no están «lo suficientemente preparados para presentarse».

Los huelguistas reclaman a Serrano que «deje de sacarse conejos de la chistera» y asuma el pago de un complemento específico de 240 euros al mes a cada examinador, algo que, dicen, prometió la DGT en 2015.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos